*El arquitecto que trae el proyecto de entubar las aguas negras para evitar que lleguen al río Tula tiene aspiraciones de ser candidato a la presidencia municipal.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

“Tula merece paz”, frase con la que el arquitecto Andrés Noé Paz Hernández termina una de sus intervenciones en la conferencia de prensa que encabezó este lunes 27 de noviembre, en la que dio a conocer sus aspiraciones para convertirse en candidato a la presidencia municipal de Tula.

Aunque no habló abiertamente del partido o los partidos que lo cobijarán, acepta que abanderará a uno de ellos o la coalición si se concreta; tiene descartado ir por la vía independiente debido a la dificultad que representa y lo costoso que resulta. Dejó en claro que más que los colores, a él lo mueve Tula.

Andrés Noé Paz tiene en su haber tres programas de desarrollo municipal, conoce al municipio; “no hay cola detrás de mí”, dice, es conciliador y en materia de seguridad, además de colocar cámaras de videovigilancia considera que debe dársele seguridad a quienes se encargan de la seguridad, es decir, a los policías.

Acompañado por su hijo Aram Paz López y Martín Juárez Villa, Paz Hernández detalló su paso por las diferentes escuelas, desde la primaria cursada en San Miguel Vindhó, para continuar en Tollan y luego en la preparatoria Sara Robert. Escaseaban los recursos para poder seguir en la universidad y combinó el trabajo con sus clases.

Primero optó por la carrera de Ciencias Químicas en la UNAM y después se dio cuenta de que su camino tendría seguir por la Arquitectura, carrera cuyo material es caro y no pudo continuar; dejó la escuela por un tiempo hasta poder seguir en la Universidad Regiomontana en Monterrey, Nuevo León, de donde egresó convertido en arquitecto.

Decidió ya en Tula emprender y comenzó en la actividad de la construcción; hizo varias casas y más de 60 gasolineras. Antes, en Saltillo, Coahuila, trabajó para la edificación de un importante inmueble que fue inaugurado por el entonces presidente de la República, José López Portillo.

Se desempeñó como director de Obras Públicas en los gobiernos de Fernando Moctezuma y de Rodolfo Paredes; con Gadoth Tapia Benítez fue subdirector. Pertenece al Club Rotario Tollan y desde esa trinchera presentó su propuesta para entubar las aguas negras provenientes del Valle de México para que no lleguen al río Tula sino directamente a la Presa Endhó.

Ha participado en varios foros y escenarios posibles para hablar de ese proyecto que como arquitecto se le hace factible para limpiar el río Tula y convertirlo en un atractivo ecoturístico.

Andrés Noé Paz está casado con Julia López, con quien procreó cuatro hijos: Noé, Lía, José Manuel y Job. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *