*Lo hizo mediante un escrito dirigido al alcalde, al tesorero municipal y con copia a la Contraloría y al propio cabildo, donde expone sus razones.

Tal como ya lo había dado a conocer en una reciente conferencia de prensa, el regidor Ricardo Baptista solicitó en su caso la reducción o retención del porcentaje de aumento que el Ayuntamiento de Tula aprobó para la dieta de sus integrantes.

Con un escrito dirigido al Dr. Mario Francisco Guzmán Badillo, Presidente Municipal Constitucional de Tula de Allende y al tesorero municipal Erick Isaías Corona Romero, el regidor cumplió con lo ya anunciado.

El documento comienza así: “De conformidad con lo dispuesto por los artículos 1, 8, 35 fracción V y 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 123 de la Constitución Política del Estado de Hidalgo, ante Ud. con el debido respeto comunico las siguientes:

C O N S I D E R A C I O N E S

El pueblo de Tula tiene muchas carencias económicas, obras inconclusas, necesidades apremiantes y un estado de ánimo a la baja, debido a los últimos hechos acontecidos como lo han sido el desbordamiento del Río Tula, la inseguridad incesante, el robo al erario municipal, así como servidores públicos deshonestos, serviles y ambiciosos, que no se han apegado al compromiso de servir realmente a nuestra ciudad.

Como es de usted sabido el pasado 15 de diciembre del año 2023, en sesión extraordinaria se aprobó el presupuesto de egresos que habrá de regir en este ejercicio fiscal 2024. Dentro del referido presupuesto se discutió y aprobó entre otras cosas, el indiscriminado aumento del 30% a la dieta de las síndicas y los regidores, misma que habrán de percibir los integrantes del ayuntamiento el cual voté en contra.

Es importante mencionarle que haber aprobado el dictamen por mayoría de 20 votos de los integrantes del cabildo este desbordante aumento para el presente ejercicio fiscal 2024, de mi parte lo considero violatorio de los principios presupuestales del actual Gobierno de la República y por supuesto del Gobierno del Estado de Hidalgo, siendo que, a mi entender se transgreden cuatro importantes ordenamientos legales, a saber: Ley de Disciplina Financiera, Ley de Presupuesto, Ley de Austeridad, Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos”.

Aumento no se justifica

Y agrega: “Quiero externar que la nueva remuneración (dieta) que habrán de percibir los regidores integrantes del Ayuntamiento de Tula, NO SE JUSTIFICA en lo más mínimo, de acuerdo con lo anteriormente expuesto, además de que incumple con los siguientes principios rectores:                            I. Reconocimiento del desempeño: La remuneración reconoce el cumplimiento eficaz de las obligaciones inherentes al puesto y el logro de resultados sobresalientes, y desde mi particular punto de vista no observo ningún logró sobresaliente que avale dicho aumento. La ciudadanía y nosotros mismos hemos visto el desempeño de la mayoría de los integrantes del cabildo a lo largo de las sesiones, en épocas del anterior presidente, existió dispendio y solapamiento en posibles actos de corrupción del referido personaje (que actualmente se investigan). 

II. Proporcionalidad: La remuneración es proporcional a la responsabilidad del puesto.  Nuestra función es respaldar todo aquello que beneficie al municipio y contribuir al crecimiento de Tula. Nuestra actividad emanada de la voluntad popular mediante el voto, no es una relación contractual ni laboral y debiera ser entendida prácticamente como “honorifica”. 

Estas frases no son simples frases dogmáticas del Presidente de la República: “No puede haber gobierno rico con pueblo pobre”. “Nadie tiene derecho a lo superfluo mientras existan seres humanos que carezcan de lo más indispensable”. Se trata de principios para desterrar la corrupción”.

Y remata: “Por lo anterior y en CONGRUENCIA Y CORDANCIA CON MI VOTO EN CONTRA EXTERNADO EN AQUELLA SESIÓN, me permito hacer las siguientes P E T I C I O N E S:

Se giren sus apreciables instrucciones al área de responsabilidad hacendaria integrada por el tesorero municipal, que en la generación del próximo pago de mi dieta correspondiente al 15 de enero del  presente año y así sucesivamente en las próximas quincenas, para que no se me aplique el aumento del 30% que como excedente fuera aprobado por la aplastante mayoría de los ediles al Presupuesto de Egresos para el Ejercicio 2024, sino que se re direccione ese recurso para utilizarlo en acciones tendientes a favorecer a las comunidades menos favorecidas de este municipio. Por lo que el total de ese recurso de aumento será íntegramente direccionado a atender peticiones de carácter social, misma que será transparente e informada puntualmente de su destino”. 

Que su dieta siga siendo la misma que la del 2023

“Que la dieta correspondiente a mi persona siga siendo la correspondiente al año 2023, tal y como se venía dando hasta antes de la aprobación del Presupuesto de Egresos 2024, expidiendo la diferencia a en cheque nominativo a mi nombre mismo que será endosado a los beneficiarios que resulten del apoyo social”. 

También comenta al final del documento: “Por último, si bien es cierto, que la remuneración económica está sujeta al principio rector de la LEGALIDAD, esto es, que la remuneración es irrenunciable y se ajusta estrictamente a las disposiciones de las constituciones tanto federal como estatal y los ordenamientos presupuestarios correspondientes; también lo es, que ese excedente del 30% es ofensivo, lesivo y deshonesto. Espero que todos mis compañeros síndicos y regidores recapaciten y si argumentaron que ese aumento es porque no tiene para dar apoyos los conmino a que lo direccionen también el 100% a las demandas ciudadanas”. Así culmina el documento donde se marca copia para la Contraloría municipal y al propio Ayuntamiento. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *