*El arquitecto Andrés Paz insistió en el túnel para evitar que aguas negras lleguen al río y pasen por la zona urbana.

Los gases de efecto invernadero tienen muy alto impacto ambiental, porque es lo que respiramos y en el caso de la región de Tula se distingue el óxido de nitrógeno, metano, óxido nitroso, dióxido de azufre y de carbono. “Es lo que respiramos”, advirtió Andrés Noé Paz Ramírez, en la conferencia que dio sobre el tema “Tula con un río vivo”. 

En la colonia El Salitre, Paz Ramírez habló sobre esta información que se obtiene del estudio que realizó el doctor Sócrates López sobre el efecto invernadero en Pachuca, Tulancingo y en la región de Tula. Los gases fueron captados por medio de drones y que reflejan el cambio climático. 

Este es el objetivo principal para reunirse y tomar conciencia respecto a la alta contaminación en Tula. Como sociedad civil no se ha hecho nada, al menos no lo suficiente. Señaló que el problema es que pasan por el río las aguas negras que despiden el metano, desde la presa Requena hasta la presa Endhó, por toda la  zona urbana del municipio.

“Nuestros hijos, las generaciones venideras, no merecen esto”, dijo al advertir que si no hacemos nada para mitigar esos gases de efecto invernadero las consecuencias serán graves. Las familias merecen que nos preocupemos como sociedad y municipio para así llegar a las esferas de los gobiernos estatal y federal, agregó.

Andrés Noé tiene una propuesta para no inhalar los gases de efecto invernadero. Detalló sobre el proyecto del libramiento hídrico del río Tula, a fin de que las aguas negras ya no vayan a las zonas urbanas, pero que sí beneficiar a los campesinos para el riego de sus sembradíos. Hizo referencia a la reciente visita del gobernador para entregar apoyos a escuelas, pero recordó que las pérdidas fueron mayores.

Reconoce que es costoso el proyecto, pero el río Tula no puede continuar siendo el drenaje a cielo abierto de la Ciudad de México. Es como si un vecino vertiera sus aguas residuales hacia la casa contigua. Por lo que es necesario el túnel para recuperar el ecosistema. Sin embargo, la obra del río continúa, con las consecuencias ya conocidas, incluido el accidente donde una persona murió atropellada por un camión de acarreo de materiales.

Entre los asistentes se dieron opiniones por cuanto al costo del proyecto, el diámetro del túnel propuesto y la observación por cuanto a que debió hacerse antes de los trabajos actuales del río, para lo cual se requería la unión de todos.

Hablaron también de las muertes por cáncer y de otro tipo de afecciones dermatológicas, respiratorias, gastrointestinales. También se refirieron a la necesidad de la declaratoria de emergencia ambiental para obtener recursos. Se dieron cuestionamientos por cuanto al destino de las aguas negras, dado que las presas receptoras tienen cierta capacidad, a pesar de estar azolvadas.

Asimismo, advirtieron el poco interés que hay en el tema entre la sociedad y los gobiernos. Sin embargo, Andrés Noé Paz comentó que seguir llevando este tipo de pláticas a más personas, puede lograr que todos pensemos igual, sin que se politice porque necesariamente tendrá que llevarlo a cabo el gobierno. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *