*Así respondió el edil de Tula ante los cuestionamientos por la falta de obra pública y los baches no atendidos en varias calles.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

La falta de obra pública y las calles llenas de baches generan comentarios poco halagadores hacia el gobierno municipal de Tula que ahora encabeza Mario Francisco Guzmán Badillo. Él explica que no está parada la obra, sino que se debe al proceso del cambio que se dio, pero que ya están los expedientes ingresados.

Obviamente, recordó, se tienen que subir primero al cabildo para que se autoricen. Reconoció que su gobierno va lento y se debe al mismo cambio de presidente municipal, porque hay varios procesos que se tienen que seguir, como el cambio de firma, por ejemplo.

Dijo entender a la ciudadanía cuando comentan que va lenta la administración, “no, no es que vaya lenta, sino que fue una entrega- recepción diferente, en donde llegamos prácticamente a despedir a gente; a desarticular una red de corrupción, entonces eso es lo que nos generó que nos fuéramos, pues con un paso más lento”.

Agregó que todo estaba completamente desacomodado, por lo que primero tuvieron que desarticular toda esa red, ir poniendo candados e ir avanzando de a poco. También los cambios de las firmas electrónicas les llevó tiempo, el cambio en Hacienda y de toda la documentación. 

Sin embargo, aseveró que atenderán el tema de los baches que pueden observarse en varios puntos de la ciudad de Tula y sus colonias. En este sentido también se refirió al asfalto donado por Pemex que no podían utilizar hasta cambiar los formatos, es decir la documentación con el nombre del nuevo presidente municipal.

Guzmán Badillo reconoció que el bacheo urge y por ello entiende las demandas, la inquietud y la desesperación de la gente, “los escuchamos, pero hay que comprender que no fue una entrega-recepción o un cambio de administración, normal. Y agregó que Conagua tendrá que responder por daños causados a las calles por el paso de su maquinaria.

En otro tema opinó que en el caso de su antecesor M.H.B. se trata de una investigación a nivel estatal por un desvío de recursos que se vino dando en todo el estado y en su parecer no se esperaban este cambio de gobierno y más que nada las investigaciones. “Pero si hicieron un daño al erario, si es que desviaron recursos de una forma indebida, creo que tienen que responder por sus actos”, señaló. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *