*El incremento del 30% a la dieta de los munícipes, así lo considera el regidor Ricardo Baptista.

*Para el diputado Octavio Magaña el municipio para aumentos.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

Controversia causó la propuesta y finalmente la aprobación de un aumento del 30% a la dieta que perciben los integrantes del Ayuntamiento de Tula. Esto dentro del Presupuesto de Egresos para el 2024.

El regidor Ricardo Baptista considera que fue una simulación, pues votan a favor del dictamen y en contra el Presupuesto. No fue un asunto de unidad el que se sumarán en el mismo sentido de su voto. Comentó que hasta el presidente municipal votó a favor del documento, por lo que cada quien responda por sí mismo.

Recordó que el dictamen fue lo que más causó la discusión, pero ahí no decía lo del incremento del 30%. A él le pidieron que se hiciera de la vista gorda. “Por supuesto que no”, exclamó.

En su opinión le hicieron “manita de puerco” al presidente municipal. Lo ideal, agregó, es que se retirara el aumento y otro día continuaran la sesión. Porque tienen los ayuntamientos hasta el 31 de diciembre para aprobar su presupuesto y el 15 es para que sea publicado en el Periódico Oficial del estado.

El regidor coincidió con el diputado local Octavio Magaña en cuanto a que la Auditoría Superior es la que podría intervenir o bien la Contraloría estatal. Y respecto al legislador, Ricardo Baptista cuestionó el voto a favor de Kim Ramos, suplente de Magaña en la regiduría.

Y los que se abstuvieron hasta se rieron porque sabían que de todas maneras se aprobaría por mayoría simple. Sin considerar que se viola la Ley de Disciplina Financiera y la de Responsabilidades.

Baptista recordó que tienen un encargo de representación popular. El incremento es ofensivo para el municipio de Tula.

Del Congreso local, solo pueden recibir un exhorto.

Aunque el asunto irá al Congreso estatal, éste únicamente puede exhortar al cabildo, pero no echar abajo el incremento, así lo dio a conocer el diputado local Octavio Magaña Soto.

Será analizado y aprobado en paquete junto con la propuesta del resto de los 84 municipios de la entidad, por parte de la comisión de hacienda, de la cual no forma parte, comentó el legislador. Ahí analizarán y después aprobarán; como el municipio es autónomo, en caso de que así lo consideren los diputados lo único que podrían hacer es realizar un exhorto, pero antes el Ayuntamiento debe justificar el aumento mayor al 3% de la inflación y explicar sobre la partida de la que dispondrán de ese recurso.

Cabe recordar que en sesión extraordinaria el 15 de diciembre, el Ayuntamiento abordó como único tema primero la aprobación del dictamen de la comisión de hacienda que encabeza la síndico hacendaria Yanick Corona Romero; votaron a favor de éste, 20 integrantes del cabildo y uno lo hizo en contra. Aunque el asunto resultó controversial porque regidores como Ricardo Baptista no estaban de acuerdo con el incremento.

Porque, aunque regidores como Carlos García Gonzaga sacó cuentas y dijo que en realidad el incremento no es tanto si se considera el descuento del ISR, el problema es que Tula no está para ese tipo de incrementos por todo lo acontecido, observó el diputado local Octavio Magaña, quien agregó que el municipio está politizado y podría tener un costo social.

Aunado a que se pregunta el por qué no propusieron y se aprobaron el incremento al principio de la administración; esperaron hasta ahora cuando no es prioritario. Sin embargo, reconoció que, de las cabeceras distritales del estado, Tula es el que les paga menos a sus munícipes. El problema es que la actualización de la dieta no se da en buen momento, dijo.

El Presupuesto de Egresos se aprobó, después de un receso en la sesión extraordinaria, con 16 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones. Se sabe que durante el cabildeo de forma privada que se dio el presidente municipal Mario Guzmán Badillo dejó en claro que votaría a favor por los trabajadores para quienes se les contempló un incremento salarial y que resultarían perjudicados en caso de no aprobarse el Presupuesto de Egresos 2024.

Los que votaron en contra del Presupuesto, debido al incremento del 30% para los integrantes del Ayuntamiento, fueron Ricardo Baptista, Joaquín Alfaro y Lilia Ibáñez; se abstuvieron Alejandro Álvarez y Kim Ramos. Se sabe que en la mesa de trabajo de la comisión se aprobó el incremento del 30% por cinco votos a favor y dos en contra de Carlos García y Yolitzmati Calva, pero al final de cuentas los siete estuvieron de acuerdo en el Presupuesto de Egresos con el incremento considerado para todo el cabildo.

Los munícipes durante la sesión extraordinaria agradecieron al alcalde que les haya permitido ahora sí intervenir en el Presupuesto de Egresos, lo que hizo que áreas como Protección Civil resultara beneficiada, al igual que otras áreas, así como los trabajadores cuyo sueldo no alcanzaba ni siquiera el salario mínimo. Ese fue el principal argumento para defender la aprobación de la propuesta porque en caso contrario se continuaría con el Presupuesto de Egresos 2023.

Cabe mencionar que el regidor Ricardo Baptista fue uno de los principales opositores al incremento porque no es justo ni adecuado e hizo a este medio de comunicación la observación de que ese dato no estaba en el dictamen sino en los anexos, es decir, parecería ocultado, pero al final salió a la luz en la misma sesión extraordinaria. Ahí incluso hubo dimes y diretes entre él y la síndico procuradora Yanick Corona, quien no admitió ser la de la iniciativa del aumento del 30% a la dieta.

Incluso sacó a colación el tema del asistente del regidor Ricardo Baptista, quien con la llegada del doctor Mario Francisco Guzmán apenas logró ser incluido en la nómina. Este hecho también fue cuestionado por la regidora Yolitzmati Calva cuando dijo que entonces por justicia todos los integrantes del Ayuntamiento deberían tener un asistente. NI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *