Este viernes reciente terminó el periodo de verano que conocemos como la canícula, que en pocas palabras lo podemos definir como la época del año en que llueve poco o de plano no llueve. Y ciertamente así ha ocurrido cuando menos en esta nuestra región del país, pues a pesar de que han caído algunos aguaceros, vemos que han sido menos que en los años recientes.

La etapa de la canícula dura aproximadamente 40 días y comienza inmediatamente después del solsticio   de verano que ocurre el 21 de julio. Se siente más en algunas regiones del país, en donde al tiempo que aumenta la temperatura, disminuye la intensidad de las lluvias.

En este sentido se ha insistido que en los últimos años las temperaturas en todo el mundo han alcanzado niveles máximos, no vistos en las décadas recientes. Ello es consecuencia, de acuerdo con los expertos, de dos factores principales que están dando forma a un periodo de calor excepcional para el planeta, según los meteorólogos las continuas emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la actividad humana y dos,  el regreso del patrón climático conocido como el niño, que no veíamos hace tres años.

Estos factores están preparando el escenario para condiciones climáticas más extremas, sequías, incendios forestales e incluso huracanes , que obtienen su energía destructiva del calor presente en los océanos. En fechas recientes se han presentado evidentes muestras de lo anterior como los incendios en Canadá; mientras que en la Siberia se ha experimentado el calor extremo. Al tiempo que el hielo marino alrededor de la Antártida llegó a un mínimo histórico según información que publica National Geographic de España.

La palabra canícula proviene de canes y significa perros como todos sabemos y su alusión al calor abrasivo tiene una base astronómica ya que se refiere a la constelación de can mayor (canícula) y su estrella siria, la abrasadora, cuya primera aparición en el horizonte coincidía con el fenómeno de calor excesivo. Este periodo se caracteriza, como se ha dicho, por temperaturas altas, superiores a los 37 grados, disminución de lluvias, calentamiento del aire y cielos despejados.

Resulta interesante señalar que en nuestro país los estados que más resienten tradicionalmente la época de la canícula son Campeche, Colima, Chiapas, Guerrero, nuestro Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán.

De acuerdo con los expertos la causa de que haga más calor o frío en determinado lugar de nuestro planeta no depende de que se esté más cerca del sol sino de la inclinación del eje terrestre con respecto al astro rey, Por ello cuando en un hemisferio se sufren las temperaturas más elevadas, en el opuesto se alcanzan las mínimas.

No resulta ocioso dejar en claro que a veces la canícula se extiende por algunos días debido al cambio climático cada vez más acentuado. Ello provoca que, en esta temporada estival, las sequías y las olas de calor en varios países sean más frecuentes. Al inicio del verano ni los mares ni la tierra han alcanzado su mayor temperatura superficial y su función termorreguladora de la temperatura del aire. Por ello en algunas zonas del mundo el periodo canicular llega antes que en otros lugares más próximos a los océanos.

Oficialmente la canícula ha terminado –el reciente 11 de agosto- y ciertamente las lluvias han sido escasas, ahora esperamos que en breve llueva. Es curioso, pero en nuestra propia región no llueve lo mismo en Tepeji que en Tula. Nos parece que siempre es más abundante por tierras tepejanas. Ahora mismo mientras en Tula está prácticamente despejado, en el vecino Tepeji vemos que está cayendo torrencial aguacero.

Claro, otra cosa y esto no es culpa de la naturaleza sino del hombre, es el temor, la zozobra de que nuestro Tula se vuelva a inundar como hace ya dos años. Nosotros siempre hemos creído que no, partiendo de la base que lo ocurrido fue un error humano, por falta de pericia o de cuidado del personal tanto de Conagua como de la Comisión de Aguas del Valle de México

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero…En Confianza. *NI*

Por Nueva Imagen de Hidalgo

Medio de comunicación que nació impreso en 1988 y con el correr de los años se convirtió en un referente en la región de Tula del estado de Hidalgo. Se publica en formato PDF los miércoles y a diario la página web se alimenta con información de política, policíaca, deportes, sociales o toda aquella información de interés para la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *