*La mesa directiva del núcleo ejidal se defiende de las acusaciones en su contra por parte de la delegación municipal y los respectivos comités.

Integrantes del núcleo ejidal de San Miguel Vindhó defienden el derecho que tienen sobre los terrenos de los campos deportivos y para el proyecto del panteón de la Loma en la comunidad del mismo nombre, en el municipio de Tula de Allende, luego del conflicto que inició en el 2018 con la delegación municipal y los comités de esos espacios.

Recuerdan que cuando los comités del campo deportivo y del panteón se hicieron cargo de los espacios, éstos ya tenían prácticamente todo y estaban en condiciones porque antes estaban bajo la responsabilidad de comités integrados por ejidatarios. Ahora se roban la energía eléctrica porque tienen adeudos, al igual que el agua, aseguran.

Del uso de los espacios deportivos, Juan García Bravo, presidente del comisariado ejidal; Francisco Hernández Jiménez, tesorero, y Simón Calva López del Comité de Vigilancia, comentan que, si bien juegan algunas ligas en los campos de futbol, los comités se encargan de cobrarles por la renta y por ello están empeñados en tenerlos en posesión para seguir disfrutando del dinero que les deja el arrendamiento.

La mesa directiva del núcleo ejidal lleva la mitad del periodo de tres años, pero, aunque les requiera de más tiempo esperan que el siguiente comisariado ejidal continúe el proceso. Por lo pronto lo que exigen es el pago de 38 millones de pesos por la compra de los terrenos, aunque se trata de una propuesta anterior que tendría que ser actualizada.

Agregaron que con la pretensión de la delegación municipal y los comités les quitan los derechos a los ejidatarios que en su mayoría son adultos mayores. Y quienes están peleando también viven en tierras ejidales. Por ello lo que buscan explicar es que les asiste el derecho porque el documento al que hacen referencia no habla de comités integrados por personas que no sean ejidatarios.

Los comités deben ser integrados por ejidatarios

“Son mentiras lo que han dicho y nos han echado encima a los ciudadanos”, comentaron los representantes del núcleo ejidal de San Miguel Vindhó. Porque los comités deben ser integrados por ejidatarios como ocurrió hasta el 2015 cuando renunciaron los últimos y un par de años después tomaron el control a través de la delegación municipal.

Cuestionaron el hecho de que el ahora exalcalde Manuel Hernández Badillo les diera personalidad a los comités de los campos y del panteón, por ello el 12 de mayo del 2021 le explicaron mediante un escrito que el Ejido decidió cambiar el destino del suelo para poder lotificar y propuso otro terreno como área deportiva en Jardines de San Miguel.

Sin embargo, personas lideradas por Abraham Nieto Magos y Bernabé Chávez Ángeles, respaldados por el entonces delegado municipal, solicitaron el apoyo del presidente municipal para invadir los terrenos identificados como lote o parcela 1 y 2 de la manzana 5 del Ejido, por lo que éste solicitó a la autoridad municipal que no se inmiscuyera en el asunto.

El Ejido siempre ha apoyado

Los representantes del Ejido hicieron ver que no son pocos los apoyos que han dado a la comunidad: los predios para la secundaria técnica 44, para el centro de salud, el jardín de niños, el Cobaeh y apenas en el 2023 para una capilla en Jardines de San Miguel. Y los terrenos en La Loma si bien se adjudicaron para espacios deportivos, en el acta de asamblea se aclara que siguen siendo propiedad del núcleo ejidal.

Aunado a que en ningún lado aparece que se le adjudicó en préstamo a la delegación municipal ni a determinados comités sino a un grupo de ejidatarios. Aun así, no les han permitido a los del Ejido lotificar y se han enfrentado incluso de manera violenta, sin considerar, dijeron, que muchos de los ejidatarios son personas mayores.

Les han echado al pueblo encima, señalaron, de ahí que quieran aclarar que cuentan con la documentación que acredita la propiedad a favor del Ejido. Además de que como le han dicho a la contraparte en alguna de las audiencias, deben exigir al municipio espacios deportivos y para el panteón.

Sin embargo, aseguran que no entienden e incluso les arrebataron documentos oficiales y por ello interpusieron la denuncia por despojo, robo de documentos y amenazas de muerte, “porque nos dijeron, nadie se arrima aquí, porque lo vamos a colgar en una portería” e incluso ni siquiera puede nadie del núcleo ejidal ocupar las instalaciones deportivas. 

Hay dos denuncias: una penal y otra agraria

Los denunciados fueron Francisco García Aguilar, José Carmen García, Juan Octavio Chávez Espinosa y Genoveva Aguilar Cruz, así como Horacio Lugo Alonso, casi todos familiares. Cabe aclarar que esta denuncia es distinta al proceso que se sigue en el Tribunal Agrario donde la delegación municipal y los comités demandan la posesión de los terrenos.

El juicio va adelantado y siendo favorable para el Ejido, porque lo que reclama la contraparte es un capricho para continuar con la mina de dinero. Tienen las de ganar los ejidatarios, aseguran, pero lo que buscan es aclararle al pueblo que el núcleo ha sido víctima de difamación. Y reconocen que exigieron a CAPyAT que saque el tanque y su red, que ocupa parte de los terrenos en conflicto, dado que su representante ya compareció. 

Para los ejidatarios el uso que le dan a los campos ya no es meramente deportivo, dado que se consume alcohol en el lugar e incluso ocurren otras situaciones no propias para un espacio como los campos de futbol. A la vez que aclararon que el Ejido es autónomo y no tiene injerencia el Ayuntamiento, como tampoco CAPyAT.

Los ejidatarios mostraron a este medio de comunicación documentos como el dirigido al exalcalde Manuel Hernández, la minuta de acuerdos en la que se comprometió a no inmiscuir a su gobierno, el aval para que el Ejido pudiera regularizar la manzana 5 por parte de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Catastro de Tula que data del 2018.

Los documentos

Entre otros documentos, también las boletas registrales de la parcela 1 de la manzana 5, con una superficie de 33824.744 metros cuadrados, y de la parcela 2 de una superficie de 20347.985 metros cuadrados; así como los comprobantes de los correspondientes pagos del impuesto predial del 2024, de ambos lotes. No podía faltar la copia del acta de asamblea general extraordinaria del 11 de julio de 1986, donde se reconoce que ambos terrenos continuarían siendo propiedad del Ejido. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *