*El Sexto Encuentro Internacional del Consejo de Medicina Ancestral Originaria de ABYA YALA dio oportunidad de recibir a sanadores y curanderos de cinco países.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

Con la presencia de curanderos y sanadores de Argentina, Perú, Jamaica, Chile y México se llevó a cabo en días pasados el sexto encuentro de este tipo, ahora teniendo como sede a Tezontepec de Aldama y para cerrar las actividades estuvieron en Tula.  Entre los visitantes se encontró a la sanadora Lory Paoa Huki, procedente de la Isla de Pascua.

En el Sexto Encuentro Internacional del Consejo de Medicina Ancestral Originaria de ABYA YALA se reunieron en el Teatro al Aire Libre, después de subir un día antes al Cerro del Xicuco en Tezontepec, recibidos ahí por Santiago Bautista Hernández y en Tula por Gerardo Castillo y Pedro Cardoso, entre otros.

La sanadora de la Isla de Pascua dio a conocer que son sanadores ancestrales y cultivan su medicina en un volcán llamado Rano Kau. También mencionó la importancia de la cultura y de la fiesta llamada Tapati Rapa Nui, con la que reviven y conservan la tradición.

Lory Paoa dio a conocer que la medicina que ella practica es para curar el cáncer y mencionó algunas técnicas de curación, como el uso de piedras calientes y agua de mar. Como sanadora trabaja con los abuelos de la Isla de Pascua. Su cultura es viva, aclara, porque la practican todos los días y la llevan a todos los lugares alrededor de su tierra. 

La Isla de Pascua, perteneciente a Chile, es un museo al aire libre. Muy grande. “Nosotros vivimos nuestra cultura en el sentido de cocinar fuera. Cultivamos nuestras cosas, pescamos. Así se dedica toda la isla. Nosotros vivimos muy bien nuestra cultura. Ahora en enero se hace la Tapati Rapa Nui. La fiesta cultural. Donde se elige a la reina. La reina por un año”, explica.

En esa fiesta cultural hay danza, tallado, comida. La lengua de la Isla de Pascua es el Rapa Nui. Muy conocida hoy en día. “Porque antes le decían que era dialecto. No es un dialecto. Es una lengua materna. Viva”, dice Lory Paoa. Cabe mencionar que esta isla se ubica en el Océano Pacífico, a 3600 kilómetros del oeste de Chile y es conocida principalmente por las gigantes rocas de piedras llamadas Moai y por los increíbles hallazgos arqueológicos del lugar

El agua del mar es buena para la salud. “A las mujeres allá cuando dan a luz les colocamos piedras calientes en las caderas para que sus huesos vuelvan a su lugar. Y se refirió a la medicina naturista llamada la higuerilla. “Es un antiinflamatorio muy conocido en nuestra tierra. Y es muy potente”, explicó la sanadora que va a casa de los abuelos y a donde la necesiten. 

Para el COVID, recuerda, la Isla de Pascua fue cerrada por tres años. “Y entre todos nosotros nos cuidábamos. Preparaba toda esa medicina. Los turistas llegan, a buscar a los sanadores”. Lory Paoa trabajó por más de 25 años dentro del servicio hospitalizado, pero se retiró.

Asegura que no estaba de acuerdo con la forma de trabajar en el hospital y por ello renunció. Ahora trabaja para el municipio de Isla de Pascua. Tiene un lugar donde trabaja con los pacientes. Y también a domicilio a ver a los abuelos. Ella prepara medicina, explicó.

Así como Lory Paoa otros sanadores y curanderos compartieron experiencias con los mexicanos, específicamente del Estado de México y de Hidalgo; agradecieron a la Madre Tierra y continuaron su viaje a Teotihuacan antes de regresar a sus lugares de origen. En Tula también los recibieron los directores de Turismo y de Educación y Cultura. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *