*Ahora barre las calles porque no quiso renunciar; pide que la liquiden conforme a la ley o que la envíen a otra área.

Como ya se había ventilado al interior del Ayuntamiento de Tula, a trabajadores reubicados en otra área los enviaron a barrer las calles; este es el caso de Laura Morelos, quien durante cuatro años se desempeñó como cajera general en la Tesorería municipal y en estos días fue asignada al área de Servicios Públicos.

Laura Morales entre lágrimas cuenta que barre las calles o “papelea” (retira a mano la basura), porque son las actividades que le indican realizar, luego de ser despedida y negarse a firmar su renuncia. Aunque reconoce que no es indigno trabajar con una escoba, le parece injusto dedicarse a esa actividad.

Si ya no la quieren dentro de la administración municipal que ahora encabeza Mario Francisco Guzmán Badillo, pide que la liquiden conforme a la ley. O bien que la reubiquen en otra área porque sabe que no está permitido bajar de puesto y por lo tanto tampoco de sueldo. La más reciente quincena todavía cobró como cajera, pero teme verse también perjudicada en sus ingresos.

Recientemente, dijo, fueron despedidos 10 trabajadores, ocho de ellos sí aceptaron renunciar cuando se les puso a disposición de la oficial mayor Itzel Morales Gómez, pero no en el caso de Laura Morales y otra persona, por lo que a manera de castigo las enviaron a barrer. El director de Servicios Públicos, Gamaliel Andrés Reyes Mendoza pretendió enviarla como notificadora del área; sin embargo, el contralor municipal Juan Felipe Torres lo impidió.

La trabajadora recuerda que al preguntarle al tesorero municipal el por qué de su despido, le dijo que era una cuestión política. Ella no está de acuerdo pues nada tenía que ver ni tiene con el ahora exalcalde Manuel Hernández Badillo. Sólo se dedicó a trabajar, asegura, porque tienen una familia bajo su responsabilidad. 

En entrevista con este medio, agregó que por ejemplo la exoficial mayor Catalina Fabiola Salas Ramírez sigue trabajando en la administración, ahora en el área de Reglamentos y Espectáculos; también la exdirectora de predial ahora es juez y la persona que hacía todas las facturas de la estafa, ahora es secretaria del tesorero, indicó. Por ello piden que sean parejos con todos, dado que con cuatro años de trabajo, a ella le pidieron su renuncia o dedicarse a barrer las calles.

Acusa que ha llegado gente de fuera a trabajar y ella que es de Tula la hacen a un lado. La trabajadora también denunció que el ambiente de trabajo en la presidencia municipal es hostil y que los trabajadores son humillados por los amigos del alcalde o por los directores que no son profesionales. Y se pregunta cuánto dinero han pagado de finiquito, porque Tula tiene muchas carencias y las peticiones de los delegados no son atendidas.

Los trabajadores afectados aseguraron que han intentado hablar con el alcalde y con la oficial mayor, pero no han tenido respuesta. Anunciaron que se reunirán con los demás trabajadores de la presidencia municipal para determinar las acciones a seguir. Por su parte, el alcalde Mario Francisco Guzmán Badillo reconoció que existe la inconformidad y que revisaría con la oficial mayor la situación, pero adelantó que habría qué ver cómo fueron contratadas en especial las trabajadoras que se quejan. *NI*

Por Nueva Imagen de Hidalgo

Medio de comunicación que nació impreso en 1988 y con el correr de los años se convirtió en un referente en la región de Tula del estado de Hidalgo. Se publica en formato PDF los miércoles y a diario la página web se alimenta con información de política, policíaca, deportes, sociales o toda aquella información de interés para la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *