·         El gobernador del estado de Hidalgo anunció importantes inversiones para Tula.

·         Vecinos mostraron su inconformidad por el evento “público” con limitaciones para el acceso, muchos se quedaron afuera.

·         El presidente municipal Manuel Hernández Badillo solo habló de las actividades de Quetzalcóatl.

Julio Menchaca Salazar en sus llamadas Rutas

A un evento casi privado asistió el gobernador del estado Julio Menchaca Salazar en sus llamadas Rutas de la Transformación para anunciar importantes inversiones para el municipio, además de asegurar que Tula no se va a volver a inundar.

El gobernador fue recibido entre música de banda y mariachi, lleno de muestras de cariño de personas que fueron afortunadas de estar presentes en el evento con acceso limitado en la denominada Ruta de la Transformación, mientras que el gobernador habla de “cero a la impunidad”, afuera de la máxima casa de estudios, había mucha gente que quería entrar y le fue negado el acceso, además fue bloqueada la carretera Tula-Tepeji en sus dos sentidos por vecinos del municipio que fueron afectados por la inundación, además que pedían la rehabilitación de la clínica del IMSS número 05 Tula.

El primero en hacer uso de la voz fue el presidente municipal de Tula Manuel Hernández Badillo, de quien todos esperaban que expusiera las necesidades del municipio al gobernador, además de solicitar obras importes, él, solo saludó a sus amigos, al profesor Abrham Zenteno (amigo de lucha) a Nati y a Navo (a quien conoció caminando y abriendo surco), dijo que son con los que se ha ido a tomar una tacita de café e ignoró a los diputados locales, a la Secretaría de Salud y demás invitados, el diputado federal lució por su ausencia, pero eso sí pidió un aplauso para su esposa Karina, dijo “hoy Tula está de fiesta, de manteles largos porque recibimos a nuestro gobernador del estado en esta ciudad milenaria, que conserva en las entrañas una energía impresionante.

Para quienes no sabían, explicó que hace mil años estuvo asentada la cultura tolteca, habló que Quetzalcóatl llegó primero a Tulancingo y como decidió, que no era el lugar indicado, (por eso se le llamó Tulancingo, Tula Chico) prefirió llegar a Tula a fundar una civilización que impregnó no sólo a este municipio, no solo al estado, sino al mundo entero, dijo que Quetzalcóatl se trasladó a Chichen Itzá y ahí dejó huella en la cultura maya, posteriormente participó en la fundación de la gran Tenochtitlan, Tula es una ciudad de gente grande, fuerte, resistente, que no se dobla y que están decidido en sacar al pueblo adelante. Afirmó que Tula es muy grande, dijo que sabe que tienen el apoyo del gobernador porque tienen muchos amigos en común, “recuerdo que lo primero que me dijo el gobernador; los Tulenses cuentan conmigo y no volverán a pasar otra inundación”.

Concluyó que para construir se necesita trabajar de la mano y se puso a la orden del pueblo.

Al hacer uso de la voz, el gobernador Julio Menchaca fue interrumpido por personas del público quienes gritaban que revisara el caso del cuantioso desvío de dinero en el que está involucrado el presidente municipal Manuel Hernández, pero pareció no escuchar, solo volteó con una sonrisa y prosiguió a dar su discurso, aseguró que el compromiso reiterado es utilizar correctamente los recursos públicos, ver las fuentes de financiamiento, supervisarlas que hayan obras de calidad y que no sean el pretexto para que alguien se lo robe, que sean realmente de impacto social y regional, pues destacó que ponerle orden a la casa significa hacer rendir cuentas, hacer un ejercicio de en qué se gastó el recurso y cómo está funcionando cada una de las obras, cada uno de los apoyos.

El primer mandatario estatal aseguró que exige no solamente a los integrantes de su gabinete, sino a todos los funcionarios públicos de que no hay segundas oportunidades, el que se equivoque y que ocupe de manera equivocada los recursos va a pagarlo, no hay impunidad, no es revancha política, ni persecución, es simplemente atender la responsabilidad legal que tenemos, empezando por el gobernador. Por eso los diputados y diputadas aprobaron la revocación de mandato, por si él, a la mitad de la administración no está cumpliendo con las expectativas en una manera de democracia participativa se podrá ir a su casa, “hay autoridad moral para exigirle a todos que hagan bien su trabajo”; aseguró.

Cuando el gobernador se enteró de lo que sucedía afuera de la máxima casa de estudió, por la manifestación de los damnificados por la inundación ocurrida en el mes de septiembre de 2021, ordenó que los dejaran entrar, los escuchó y se comprometió a revisar el seguimiento de los trabajos de ampliación del río Tula, además de checar la falta de información de la transparencia en los manejos de los recursos empleados para las obras que se realizan por parte de la Conagua, aunque dejó claro que es un asunto de orden federal, dijo que impacta en el municipio con gente que cree en él y ya lo convertía en una obligación el velar por el bien de todos, además dijo que “Tula no se va a volver inundar”, también se comprometió a revisar el asunto de la clínica del IMSS 05..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *