*La fe expresada con fiesta, flores, Mañanitas y más.


Por Marisol Martínez Cruz.

El festejo a la Virgen de Guadalupe con motivo del 492 aniversario de su aparición inició desde varios días antes, con rosarios. Como cada año, en la mayoría de las empresas donde hay un altar a la Virgen morena, hubo mañanitas y un rosario en su honor.

El señor Carlos Leal ya lleva varios años organizando las tradicionales mañanitas en su propiedad ubicada en la colonia Tlaxinacalpan, en Tepeji del Río, ahí, desde la tarde del 11 de diciembre la celebración inició con un rosario. Al lugar llegaron los vecinos con su imagen de la Virgen de Guadalupe.

Luego, llegó el mariachi para entonar varias canciones alusivas a la fecha, hubo comida, y a las meras 12:00 del nuevo día, los mariachis junto con los asistentes entonaron las mañanitas.

Así como en la propiedad del señor Carlos Leal, ocurrió en cada uno de los rincones donde es venerada la Virgen del Tepeyac, durante todo el día hubo peregrinaciones a pie, en motocicleta o en bicicleta.

La fiesta como cada año fue en grande, los templos católicos estuvieron abarrotados, los altares repletos de flores, principalmente rosas, los niños vestidos de Juan Diego y de la Virgen María cautivaron las miradas de los asistentes.

Con el fervor de la religión católica la celebración en cada uno de los rincones del país fue diferente, pero siempre, con la intención de agradecer a la Virgen por los favores y milagros recibidos, otros más para hacerle alguna petición. *NI*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *