A las candidaturas independientes el INE las define como aquellas conformadas por ciudadanas y ciudadanos que se postulan para un cargo de elección popular y que no pertenecen a algún partido político y con ello ejercen el derecho a ser votados.

Parece que esta figura, ante el desgaste que hoy en México viven todos los partidos políticos, nacionales y locales, adquiere una especial relevancia de cara a las elecciones del próximo domingo 2 de junio, que serán por mucho las más importantes para el país, no sólo por los cargos que se van a elegir, sino también por el enorme número de ellos en todo el territorio nacional.

De aquí saldrá el próximo presidente de la República, gobernadores, 128 senadores, 500 diputados federales, diputados locales y presidentes municipales. En Hidalgo vamos por todos a excepción de la de gobernador, toda vez que Julio Menchaca apenas transita por el segundo de seis años al frente del ejecutivo estatal.

De acuerdo con la información que ha dado a conocer el propio Instituto Estatal Electoral en Hidalgo, de más de 40 solicitudes para ser candidatos independientes a alcaldes, se aprobó a 25 de ellos para que procedan a recoger las firmas de ciudadanos empadronados en cada municipio que aspiran a gobernar.

De la región Tula-Tepeji son varios de esos 25. Hay dos aspirantes para Tlaxcoapan y dos para Atotonilco de Tula. Guillermo Jiménez y Juan Remigio Mejía; Melitón César Hurtado y Silverio Danahé Pérez, respectivamente. Para Tezontepec se aprobó a Pompeyo Aguilar; mientras que para Tlahuelilpan a Oscar Jiménez y Antonio de Jesús Olvera para Mixquiahuala; además de Huichapan con René Assef Silahua.

Para Tula después de haber sonado como candidato de Morena, en donde incluso hay un registro a su nombre, igual de Nueva Alianza y del Movimiento Ciudadano sin descartar su registro por el PRI, finalmente Noé Paredes Meza apareció como aspirante independiente por Tula.

No recordamos que para aquí en Tula haya habido alguna candidatura independiente para la alcaldía, la tercera en importancia en el estado de Hidalgo, pero hoy aparece el nombre de un exitoso empresario, cuyos negocios relacionados   con el transporte dan empleo tal vez a mil personas entre hombres y mujeres, la mayoría de esta región.

Hijo del también exalcalde y exdiputado federal Noé Paredes Salazar, Noé junior emerge como un serio aspirante a la alcaldía. Desde meses atrás ha intensificado su labor para estar en el comentario de tulenses interesados en el acontecer local. No de ahora sino de tiempo atrás se le recuerda como impulsor de la que ya es la carrera atlética más importante de Hidalgo y también se les reconoce su apoyo a decenas de familias afectadas por la inundación de septiembre del 2021.

Como priista se comenzó a saber de él, pero no tardó en denunciar de malos manejos a varios exalcaldes de Tula, e incluso a Manuel Badillo, con lo que mucho contribuyó a lo que ya hoy todos sabemos. Estas denuncias contra políticos le llevaron a terminar por renunciar al partido tricolor, pero le ganaron adeptos que en buen número se dicen cansados de los políticos corruptos.

Con su buena relación con personajes de altos niveles económicos, sociales y políticos y otras que ha ido tejiendo en sus recientes labores proselitistas, no es de dudar que alcance las firmas de apoyo necesarias para que se convierta formalmente en candidato independiente (alrededor de 3 mil) y ya como tal, sin duda será el rival para vencer de morenistas, priistas y de quien le pongan enfrente.

Sus detractores lo acusan de ser “niño bien” y de estar sumando a su causa a gente de no muy buenos antecedentes. De lo primero tal vez es el menos culpable de ser hijo de un hombre forjado en la cultura del esfuerzo al igual que su mamá; pero que sin embargo él ya como responsable del negocio familiar desde hace algunos años, no sólo lo ha mantenido, sino que lo ha hecho crecer a ojos de todo mundo.  Y por cuanto a quiénes suma a su causa, simplemente habrá que entender que está justo en tiempos de sumar y multiplicar y no de restar o dividir.

Ya veremos, pero es claro que en Tula se avecina una feroz lucha por el poder, así será no sólo aquí, sino en todo el país. Ojalá que ello no sea motivo de vivir un clima de inseguridad, peor al que desde hace tiempo aquí y en muchos lados padecemos.

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero…En Confianza. *NI*  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *