Por Miguel Angeles Arroyo

A comienzos de 1820, se dieron una gran cantidad de hechos que, entrelazados, serían de vital importancia para entender lo significativo de ese año para la política novohispana y los años posteriores.

El Plan de Iguala o Plan de las Tres Garantías fue un proyecto político dado a conocer y proclamado por Agustín de Iturbide el 24 de febrero de 1821, dicho Plan logró la conciliación entre realistas e insurgentes como un primer paso hacia la formalización de la Independencia de México.

El documento político también propició el nacimiento de la bandera, dio sustento al ejército Trigarante o de las Tres Garantías (religión, independencia y unión) y fue el instrumento normativo que fundamentó su actuar hasta la consumación de la independencia, así como estableció el quehacer público de las autoridades nacionales durante más de los dos años siguientes a la emancipación la independencia de México.

El plan signado en Iguala tiene 23 artículos. En la versión presentada por Álvaro Matute están plasmados una serie de temas de lo más variado, que para muchos se pueden sintetizar en tres grandes garantías: “religión, independencia y unión”, por eso el movimiento de las Tres Garantías, lo cual devino en la trigarancia. Es notorio que las ideas de Iguala son el reflejo del grupo político aglutinado en torno de la Profesa y que persiguen un propósito muy claro, lograr un amplio apoyo para conseguir la Independencia.

El plan se distribuyó masivamente y, gracias a esa difusión, fue conocido por muchos. Con ese afán se mandó a los ayuntamientos y a los diversos distritos militares. La campaña de difusión fue exitosa, lo que trajo consigo una gran movilización y presencia política/militar nunca antes vista en la Nueva España. Es así que los diferentes personajes que, en pocos meses, se fueron sumando a Iturbide y, por tanto, a los trigarantes, quienes tuvieron motivos suficientes para creer y apoyar el ofrecimiento de la empresa independentista.

¿Qué dice el plan? Lo significativo del Plan de Iguala está dado porque en ese documento están contenidos las aspiraciones, proyectos e ideales de Agustín de Iturbide y de los criollos que junto con él lo elaboraron. El artículo primero, destaca la religión católica, apostólica, romana, sin tolerancia de ninguna otra; el segundo, determinaba la absoluta independencia; el tercero, un gobierno monárquico templado por una constitución y el artículo catorce reafirma que “el clero regular y secular conservando en todos sus fueros y propiedades”

El Plan de Iguala, en la visión de William S. Robertson, en uno de los estudios de Agustín de Iturbide, resalta (al igual que otros historiadores) varios puntos a considerar: separarse de España, dotar a la nación de un gobierno, crear unas Cortes mexicanas y una Regencia que fueran depositarias de los poderes mientras llegaba un monarca ya hecho (artículos 2º, 3º, 5º y 8º del Plan de Iguala, respectivamente.)

Un punto en el que coinciden muchos historiadores es la oferta de igualdad legal entre los habitantes de la región (artículo 12º), otro de los puntos interesantes del plan es la conservación de la fe católica y la intolerancia religiosa, lo cual es un punto crucial, ya que era necesario contar con el apoyo de la Iglesia en la búsqueda de la independencia, mantener sus privilegios era una cuestión política fundamental.

En el caso de Juan Ortiz Escamilla, establece que lo significativo del plan estriba en que: “en primer lugar, reconocía la exclusividad de la religión en una sociedad católica y ratificaba los derechos y privilegios del clero”. No hay que desestimar que “el Plan de Iguala, más que una empresa militar, fue un proyecto político”

Finalmente, la independencia fue con base en el plan, lo cual se había logrado en pocos meses y sin tantos conflictos, los altos mandos del ejército ahora conformaban el Trigarante, la Iglesia apoyaba a los libertadores, la plutocracia igual como el mismo pueblo, eran todos independentistas. Había ganado la divisa: “religión, independencia y unión”. La instrumentación del Plan de Iguala había logrado la independencia mexicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *