• nuevaimagendigital3

Tula y la tenencia de mascotas

*No hay reglamentación municipal, pero sí obligaciones contenidas en la Ley de Protección y Trato Digno para los Animales en el estado de Hidalgo.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

No existe en Tula reglamentación alguna que regule la tenencia de mascotas en el municipio. Dentro de los 28 reglamentos enlistados en el apartado de Normativa en la página web del gobierno municipal no aparece nada respecto al tema.

Mientras tanto, se pueden ver en las calles a los perros deambular ya sea solos o en jaurías, porque como lo confirmó la directora de Salud municipal Kelly Cristal Mera Cuenca, el municipio ya no cuenta con perrera y lo único que puede impulsar son las vacunaciones antirrábicas y/o las esterilizaciones.

La mayoría de los canes que andan en las calles tienen dueño, dijo la titular de esa área, en una entrevista anterior, por lo que es responsabilidad de cada uno hacerse cargo de sus mascotas para evitar que defequen en vía pública y si lo hacen recoger las heces.

Sin embargo, no suelen hacerlo como ocurre en prácticamente todo el municipio. Se han visto en varias colonias a los propietarios pasear con sus mascotas y no responsabilizarse de levantar las heces; como ocurrió apenas en días pasados en la Unidad Habitacional Pemex, donde un hombre llevó a su perro a un área verde todavía libre, porque ya la mayoría están circuladas por particulares, y retó a la persona que lo observó en esa acción de no recoger nada.

Pero también se han dado casos de ataques de perros a personas; apenas el domingo 26 de junio un niño de siete años resultó con heridas que ameritaron su hospitalización, esto también en la Unidad Habitacional Pemex. Un pitbull de un vecino suyo lo atacó y arrastró.

El can se salió de la casa donde lo mantienen encerrado en un descuido de uno de los moradores de la vivienda, por lo que se le fue encima al pequeño que vive justo al lado de la casa donde habitan los dueños del perro. Apenas pudieron controlar al animal y se sabe que no es la primera vez que esto ocurre.

El incidente se dio en la calle Oriente 11 y se sabe que no es la primera vez que el perro ataca; aunque la policía municipal fue llamada, los uniformados dijeron a vecinos que en Tula no hay perrera y que por lo tanto no pueden pedir que se lleven al pitbull. Querían hacer esta solicitud sobre todo por la actitud de los dueños que parecían no dimensionar la gravedad de lo ocurrido.

La responsabilidad de los dueños con respecto a sus mascotas no está reglamentada y ocurren ese tipo de hechos. En lo que va del 2022 se sabe de otro ataque de perro en la colonia Jalpa y en la 16 de Enero, pero pudieran existir más. En marzo del presente año una mujer murió luego de ser atacada por perros pitbull, en Ajacuba, y otra mujer resultó herida al tratar de ayudarla.

¿Qué dice la ley?

El municipio de Tula, junto con el resto de los 84 que integran a Hidalgo, se deben ceñir a lo que diga la Ley de Protección y Trato Digno para los Animales en el estado de Hidalgo y entre las facultades de los gobiernos municipales está la de establecer y regular los Centros de Control Animal y Zoonosis, además de proveerlos de lo indispensable para realizar las razias y los sacrificios humanitarios.

También los municipios deben realizar la promoción y difusión que genere una cultura cívica de protección, responsabilidad y trato digno a los animales; conformar un área técnica de protección y sanidad animal y control de especies animales conformado por un responsable, un secretario y dos vocales, nombrados por la autoridad en materia de Salud y por la de Ecología en el estado.

Considerar a las asociaciones protectoras de animales, organizaciones de la sociedad civil y médicos veterinarios zootecnistas. El área debe certificar el estado físico de los animales y apoyar a la Secretaría para dictar medidas preventivas y curativas en caso de riesgo de zoonosis o de epizootias, así como de las medidas de cuidado y control sobre especies animales utilizadas como mascotas y de la fauna en general.

Los municipios deben encargarse además de un padrón municipal de animales, pero se desconoce si existe tal en el municipio. En Tula no se cuenta con un área técnica de protección y sanidad animal y control de especies animales, al menos no como tal. El antecedente que se tiene es que durante la administración municipal anterior (2016-2020) se conformó un comité que tenía la finalidad del área que refiere la ley.

En los artículos del 13 al 17 del capítulo cuarto, en la citada Ley, sí contempla sobre la posesión de los animales, donde se habla de la responsabilidad de los propietarios de colocarle a los perros bozal cuando por su naturaleza representen un riesgo a las demás personas.

Asimismo, menciona la Ley, en el articulado referido, que las personas que lleven a sus mascotas a lugares públicos deberán recoger las excretas que originen. Y agrega que “los propietarios, poseedores y encargados de un animal que cause daños a terceros, lesiones a personas u otros animales, daños en propiedad privada o intimidación a la población, se harán responsables de los daños ocasionados.

Y en el artículo 17 señala que, al no cumplir con lo anteriormente expuesto, el dueño, propietario o encargado de cualquier animal, se hará acreedor a las sanciones previstas en la Ley, independientemente de la responsabilidad penal o civil en las que incurra.

Sobre los animales agresores

En el capítulo décimo cuarto que abarca del artículo 57 al 61 y aborda el tema de los animales agresores, indica que todo animal que lesione a otro, o a una persona, será sujeto de observación clínica obligatoria por diez días en los centros de control animal y zoonosis, aunque en el caso de Tula no cuenta con tal, o sitio que designe el área técnica municipal que tampoco existe en el municipio, aunque parece que funge como tal la Dirección de Salud.


Los animales agresores por segunda ocasión podrán ser sacrificados o disponerse según la Legislación Civil. Antes del sacrificio, el propietario, previo cumplimiento de las obligaciones que le imponga la Ley, tendrá derecho de donarlos para uso lícito o retirarlos de la zona urbana o vecindario. Pero si el propietario lo regresa a su domicilio sin autorización, el animal será recapturado y sacrificado sin más trámite.

Los propietarios de animales agresores deberán presentarlos al centro de control animal y zoonosis correspondiente dentro de las primeras 24 horas posteriores de la agresión, y en caso de incumplimiento se solicitará la intervención de las autoridades competentes para que se proceda conforme a derecho; sin embargo, no existe ese lugar en Tula. *NI*


62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo