• nuevaimagendigital3

Tenemos miedo, pero debemos continuar para encontrar soluciones

*Argumentan los damnificados de Tula, luego de manifestarse por la entrega de colchones en mal estado. Amedrentan a la gente en la calle para que no levanten la voz, denuncia una de las afectadas.

Por Rosy Ángeles

Seguimos, pero tenemos miedo a las represalias, dice Berenice Pecina, vecina del centro de Tula que resultó damnificada durante las inundaciones del 6 y 7 de septiembre de 2021 y quien junto con más habitantes de distintas colonias se manifestó la tarde-noche del miércoles 9 de febrero frente a presidencia municipal para exigir al gobierno local, respondiera por los colchones en malas condiciones que fueron entregados a los afectados.

Desde un día antes, es decir el 8 de febrero, en la colonia Denguí los habitantes comenzaron a congregarse en las canchas deportivas luego de difundir en redes sociales un estudio realizado a estos artículos donde se da a conocer que los colchones son de baja calidad, con piezas reconstruidas, muelles vencidos y aromas desagradables, por lo que representan un foco de infección. La información señala que su valor comercial no supera los 50 pesos por unidad y fue adquirido a precios de entre 850 y mil 500 pesos.

Tambores oxidados, garrapatas, restos de orines, tela con moho, materiales reciclados como esponjas y trapos viejos que servían de amortiguador dentro de los resortes, fueron las condiciones en que encontraron las piezas que desgarraron los lugareños; al final optaron por quemar dos colchones como protesta.

Manifestación pacífica y agresión policíaca

A través de redes sociales se hizo la invitación a todos los afectados a manifestarse de forma pacífica frente a presidencia de Tula el jueves 9 de febrero a las 18 horas; el requisito, llevar el colchón entregado por la autoridad municipal. Cerca de 80 fueron trasladados hasta el lugar, mismos que utilizaron para bloquear los accesos con la finalidad de no dejar salir al edil Manuel Hernández Badillo, que, a decir de los manifestantes, se encontraba al interior en una reunión con más funcionarios públicos.

Las horas pasaron, seguían trayendo más colchones de la colonia Centro, 16 de Enero, La Malinche, La Mora, La Carreta y Denguí, pero los regidores, ni el presidente municipal se acercaron a atender las demandas. Ante la falta de respuesta comenzó la fogata de colchones en la entrada principal, más de 20 metros de altura alcanzó el fuego, a lo lejos personal de Protección Civil se preparaba con extintores; el camión de bomberos comenzaba a llegar.

"El pueblo enardecido quemando los colchones que nos dio Badillo", "Que salga Badillo y se queme el fundillo", “Queremos a Badillo", algunas de las consignas que gritaban frente al palacio municipal. Mientras en la parte trasera del inmueble, otros ciudadanos hacían guardia para no dejar salir a nadie, pero una cortina de humo provocada por un extintor movilizó a los manifestantes, pues sus compañeros estaban siendo agredidos por la policía municipal.

Patadas, jalones y pisotones durante la trifulca que protagonizó la "fuerza del orden" en contra de los ciudadanos, lo que permitió que los funcionarios pudieran salir sin ser vistos por los manifestantes. Entre los agredidos hubo dos mujeres a quienes tiraron al suelo y patearon, lo que enfureció a los vecinos que encararon a los elementos de Seguridad Pública, haciéndose de palabras para luego éstos retirarse del lugar; PC hacía su trabajo para apagar el fuego que se inició en la puerta de salida de presidencia municipal, puesto que afectaba los cables de electricidad que por ahí pasan.

Durante la transmisión en vivo que Nueva Imagen hacía a través de su página oficial de Facebook, daba cuenta de testimonios, donde se denunciaba que una menor de edad, vecina de La Malinche, le comenzaron a salir ronchas provocadas por la picadura de algún animalito, diagnóstico que le dio el médico cuando fue llevada a consulta médica. Otra afectada más compartió que su mamá, una persona de la tercera edad, falleció el mes de diciembre a causa de una bacteria, la razón dijo, el haber utilizado el colchón que fue donado por el gobierno municipal, pues al perder todo en la inundación, se vio en la necesidad de utilizarlo para que su mamá tuviera un lugar donde acostarse; en breve iniciará la denuncia ante las instancias correspondientes.

Postura del gobierno municipal y AVM

Junto con los resultados del análisis a los colchones difundidos por la Asociación Civil Unidos x Tula, también se adjunta la respuesta que envió la titular de la Unidad de Transparencia y Modernización del ayuntamiento, Maribel Hernández Aguilar, donde señala que los colchones fueron adquiridos con tres proveedores: 428 a Comercializadora Nassim S.A. de C.V., por un monto de 509 mil 628.43 pesos; 200 a una persona de nombre Erandeni Yunnuen León López, a quien se le pagó 336 mil 400 pesos y 135 piezas más compradas a Expo Muebles San Lorenzo S.A. de C.V. por 133 mil 650 pesos, gastando un monto cercano al millón de pesos.

En un comunicado emitido por presidencia municipal de Tula de Allende, hace notar que, por estar el estado inmerso en un proceso electoral, existe una veda electoral que le impide referirse a temas que vayan más allá de la salud, educación y protección civil, fue toda la respuesta que dio el gobierno ante las malas condiciones de los colchones entregados a los damnificados.

Por su parte, la empresa de autotransportes AVM, organización que se sumó a la entrega de los 763 colchones en todo el municipio, en su comunicado destaca que fue la alcaldía la que negoció con Expo Muebles San Lorenzo, porque la empresa sólo se limitó a pagar el costo por cada una de las piezas adquiridas a la mueblería, ofreciendo una disculpa a los afectados. Señala que iniciará el proceso ante las autoridades correspondientes debido a la calidad del producto entregado por el proveedor y recalca que solicitará la lista de las familias que recibieron los colchones en mal estado para ayudarlas de manera directa.

Recordemos que, durante la Sexta Sesión Extraordinaria de Cabildo, celebrada en el mes de septiembre de 2021, se aprobó un presupuesto adicional de 2 millones 200 mil pesos para la población afectada por la inundación, a quienes harían entrega de enseres domésticos. Recurso con el que se supone fueron comprados los colchones.

Tenemos miedo…

Luego de las agresiones que sufrieron durante la manifestación pacífica del miércoles 9 de febrero, por parte de elementos de Seguridad Pública, Berenice Pecina mencionó que a raíz de la problemática que surgió con los cochones, el gobierno municipal está enviando a emisarios para amedrentar a la gente, “tengo los audios y pruebas de cómo están presionando a la gente en las calles para que no siga manifestándose”, dice, pues es evidente que habrá represalias. Existe miedo entre la organización de vecinos que representa, pero aun así están enfrentando la situación para que esto se solucione. Con respecto a la denuncia a la policía municipal, menciona que aún no se realiza, principalmente porque los agredidos tienen miedo a que les vaya a suceder algo, “yo también tengo miedo, pero tenemos que continuar”, menciona.

La también integrante de la Gran Asamblea de Damnificados de Tula 2021 dijo que probablemente se lleve a cabo la reunión con Conagua, sólo están en espera que se concrete la cita, pero mantienen su postura de no aceptar a ningún regidor que los represente en la comitiva. De igual manera está buscando junto con la asociación Unidos x Tula, la manera de coadyuvar para que de forma directa se pueda hacer entrega de ayuda a las personas que realmente fueron damnificadas, ya que hubo mucha gente que no sufrió daños, pero sí se vio beneficiada con los apoyos. *NI*




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo