• nuevaimagendigital3

Son 17 escuelas en riesgo

*Ante una nueva inundación

*El Valle de México debe habilitar vasos reguladores y tratar su agua, no enviarla a Hidalgo, plantea una agrupación.

Por Francisco Villeda

Un total de 17 escuelas se encuentran en la ribera del río Tula a lo largo de 19 kilómetros, situación que representa un riesgo para los estudiantes de dichos planteles ante una eventual inundación por el envío nuevamente de toda el agua residual de la Ciudad de México y su zona metropolitana en temporada de lluvias.

Lo anterior lo alertó Angélica Arellano Ángeles, secretaria de la Red de consciencia ambiental Queremos vivir, quien dijo que es indispensable que el río Tula no se convierta en una mega canal para el transporte de los desechos residuales del Valle de México, los cuales además no están tratados.




Expuso que en el tramo de 19 kilómetros de río que cruza por el municipio hay por lo menos 17 escuelas de diversos niveles en la ribera, lo que representa un grave riesgo para la población escolar de estas instituciones.

Dijo que el riesgo es elevado para estos planteles, pues Tula es un municipio densamente poblado, por lo que sus instituciones educativas tienen matrículas altas y al estar en la ribera del río enfrentan un riesgo mayor pues el poder de destrucción del río Tula quedó evidenciado el pasado 6 y 7 de septiembre.


Arellano Ángeles reconoció que el riesgo es inminente pues los planes de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Ciudad de México, el estado de México y el gobierno federal es enviar más agua para convertir al río sólo en un gran canal de desagüe, sin considerar los riesgos en materia de protección civil por enviar más agua a un río que no cuenta con la capacidad para hacerlo, además de cruzar una zona urbana.

Recordó que la población tulense, a través de diversas organizaciones, le han presentado propuestas al gobierno de México para que se considere un proyecto integral que pueda resolver la problemática, pero la administración de Andrés Manuel López Obrador las ha ignorado y pretende desarrollar el mismo proyecto que Conagua quiso aplicar en 2017, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

La secretaria de la organización indicó que los especialistas a los que se han acercado como organización respaldan el diagnóstico de que la solución para el manejo de las aguas residuales no se encuentra en Tula.

Por ello, dijo, no se requiere mandar más agua al río que cruza este municipio, levantar puentes, ampliar el río y revestirlo con concreto, pues la solución está en el Valle de México y requiere la rehabilitación de los vasos reguladores y el tratamiento de las aguas, lo que sí sería eficaz para el manejo de las aguas y para evitar una nueva inundación.

Es grave por ello, dijo, que el gobierno de México pretenda enviar más agua residual sin tratar a Tula teniendo además de miles de viviendas, por lo menos 17 escuelas en la ribera, con el riesgo que ello representa tanto en caso de siniestro como en un día normal, pues los estudiantes están expuestos a la contaminación que transporta el propio río.

Aseveró que entre los padres de familia existe preocupación pues la inundación demostró la fragilidad de la infraestructura y la falta de protocolos de parte de las autoridades municipales.

Y además de ello admitió que existe preocupación porque las autoridades no dimensionan la gravedad del problema e impulsan soluciones ineficaces, sin consenso, sin sustento.

Más aún, acusó que se está amedrentando a los ciudadanos interesados en el tema, haciéndoles discretos amagos de cárcel en caso de que se opongan al proyecto al que desde 2017 se han opuesto las organizaciones pues no ofrece una solución integral.

Insistió en que es un problema que requiere soluciones integrales y la participación directa del Valle de México con la habilitación de sus vasos reguladores, el tratamiento de sus aguas y una adecuada regulación de los desfogues para evitar el siniestro de septiembre de 2021. *NI*

645 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo