• nuevaimagendigital3

Sin visos de regreso a clases presenciales en algunas escuelas

*Sin mobiliario y con daños estructurales en barda, por lo menos en dos de las más importantes instituciones de Tula no tienen para cuándo recibir en sus aulas a los alumnos.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

Fue a principios de febrero del presente año cuando la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo, a través de su titular Atilano Rodríguez Pérez, informó que escuelas de todos los niveles educativos regresaron ya a clases presenciales, pero sin precisar el número de planteles.

En aquella ocasión junto con el titular de Salud de Hidalgo Alejandro Benítez Herrera, explicó que el retorno dependería de las condiciones de las escuelas y así se ha visto en Tula de Allende, donde escuelas afectadas por la inundación no han podido regresar a la presencialidad.

Al menos diez centros educativos resultaron afectados tras la inundación por el desbordamiento del río Tula, entre el lunes 6 y martes 7 de septiembre del 2021. Entre ellas la primaria Venustiano Carranza, la secundaria técnica Juan Rulfo, los jardines de niños María Luisa Latour y Adolfo López Mateos, el Centro de Atención Múltiple No. 7 y la Universidad Pedagógica Nacional.

Y precisamente en la primaria, en la secundaria, el jardín de niños y en el CAM no se observan visos de un pronto regreso a clases presenciales, pues si bien fueron limpiadas en su momento, el deterioro causado por el tiempo que estuvieron sin recibir mantenimiento durante la pandemia y los estragos causados por las aguas negras es bastante notorio.

Los planteles parecen envueltos en una nube gris, sin vida y con daños por ejemplo en barda como en el caso de la primaria Venustiano Carranza, ubicada entre las calles 5 de Febrero y Leandro Valle; la más antigua de Tula y la más grande de ese nivel educativo, donde la afectación estructural que presenta no permitirá, por lo menos no a corto plazo, el regreso a clases presenciales.

En el caso de la Venustiano Carranza, cabe comentar que desde el 17 de enero se sabe de una visita al lugar realizada por autoridades del gobierno federal y municipal, así como los directores de ambos turnos Alicia Mora García y José Trinidad Estrada León. Esa reunión se dio para hablar de la nueva barda que requerirá la escuela y que colinda con la propiedad de Guadalupe Álvarez Castro.

Estuvieron presentes el secretario municipal de Tula, Jordan Lara Cervantes, el subdirector de Obras Públicas Martín Olivo y Eduardo Durán Laguna de la Secretaría del Bienestar, Juan Carlos Quezada del área de planeación de la SEP, los directores de ambos turnos, integrantes del comité de la escuela y el comité escolar de administración participativa. Se acordó que en esa misma semana comenzaría la obra y ya pasaron cuatro semanas sin que se observen trabajos en el lugar.

Además de la barda al interior del plantel, la que da a la calle 5 de Febrero requiere de mantenimiento, pues se notan los estragos que dejaron las aguas negras al anegar varias calles del centro de Tula. La escuela requirió de varios días de limpieza, retiro de árboles y que se destapara el drenaje. Se observaron en el lugar en los días siguientes al desastre a militares de la Secretaría de la Defensa Nacional, a integrantes de la comunidad escolar y más personas que ayudaron a retirar todo lo dañado.

La escuela primaria Venustiano Carranza reportó pérdida total, al igual que lo hizo a través de su director la secundaria técnica 52 Juan Rulfo . El profesor Juan Carlos Pérez Arteaga aseveró en octubre del 2021 que la institución educativa tuvo pérdida total en equipo y mobiliario. Y ahora que se habla del regreso a la presencialidad, al menos entre los docentes durante las clases virtuales, reiteró que siguen sin mobiliario y están en espera de que la SEP se los proporcione.

Esto último a pesar de que en octubre del año pasado el secretario de Educación Atilano Rodríguez aseveró que llegaría mobiliario a seis escuelas afectadas por las inundaciones porque era inminente el regreso a clases presenciales; si bien no mencionó específicamente a los planteles, es de resaltar que la primaria Venustiano Carranza y la secundaria técnica se encuentran entre las más dañadas.

Al parecer continúan con la gestión de recursos para poder recuperar el mobiliario y el equipamiento dañado con las aguas pestilentes que llegaron a la ciudad al desbordarse el río Tula y que hoy mantienen a los planteles con un aspecto no propicio para el regreso a clases presenciales, pues les falta mantenimiento general como resane de muros y pintura, así como mayor limpieza en sus jardineras en casi todas las escuelas que se anegaron. *NI*



2 visualizaciones0 comentarios