• nuevaimagendigital3

*Sin apoyos.

Por Magda Olguín

Luego de las inundaciones de septiembre en nuestra ciudad de Los Atlantes el único apoyo recibido por parte del gobierno federal han sido diez mil pesos en efectivo, que si bien se agradecen no son suficientes ni para levantar un negocio ni para comenzar a amueblar una casa, apenas y ha alcanzado para pagar deudas y reestablecer un poco lo perdido.

Al respecto, la Cámara de Diputados aprobó la madrugada de este domingo, en lo general y en lo particular, el Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el Ejercicio Fiscal 2022, y lo remitió al titular del Poder Ejecutivo para sus efectos constitucionales.

Y aunque legisladores hidalguenses, emanados de Morena y el Verde, informaron en días pasados que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2022 aprobado en la Cámara de Diputados contemplaba una partida de 850 millones de pesos para la Cuenca de México, que incluía obras en el río Tula, la realidad es que en (PEF) 2022 no hubo una asignación de recursos especial para la recuperación de Tula tras la inundación y también se recorta presupuesto para mantenimiento de presas y drenaje.

La revista Animal Político destacó de manera más ampliada que el gobierno federal decidió no asignar en el PEF 2022 un presupuesto específico para la recuperación de Tula, a pesar de que la Cámara de Diputados recibió peticiones expresas al respecto. Una de las solicitudes fue hecha por grupos de damnificados de la inundación del 6 de septiembre que participaron en foros públicos convocados por San Lázaro.

El Senado de la República también envió a los diputados dos peticiones presupuestarias: una para la reconstrucción de viviendas y la adquisición de enseres, y otra para realizar, por fin, las obras de revestimiento y rectificación del río Tula que requirió la Conagua desde 2017 y que no fueron realizadas.

Ninguna de las solicitudes se refleja en el PEF para el próximo año. La coalición Va por México, formada por PRI-PAN-PRD, en su “presupuesto alternativo”, incluyó una asignación de 3 mil millones de pesos para dar atención específica a Tula. Esta propuesta tampoco fue aceptada por la mayoría legislativa formada por Morena, PT y el PVEM.

Damnificados han expresado en diferentes medios de comunicación la necesidad del apoyo federal para una recuperación clara y real de la ciudad, que, por cierto, luce en total descuido dado que los recursos municipales no alcanzan para la reconstrucción total de lo perdido que aunado con la pandemia llevaron a la quiebra a cientos de negocios además de casas que no han sido del todo recuperadas por sus dueños.

Un gobierno federal desentendido de la necesidad que impera en la ciudad el cual afirma en voz de su mandatario (AMLO) que: “Soy responsable, aunque no soy culpable. Pienso que deberían conocer el dictamen sobre lo que realmente sucedió porque ustedes ya están haciendo juicios sumarios”.

Lo anterior lo manifestó el presidente López Obrador, quien fue cuestionado en la ‘mañanera’ acerca de presuntas omisiones por parte de funcionarios que pudieron llevar a la inundación de la Unidad Médico Familiar No. 05.

“Si la autoridad considera que hubo (funcionarios) responsables, negligencia, se tiene que castigar. Nosotros no protegemos a nadie, el que comete un acto ilegal, una injusticia, es castigado”.

En su momento, el director del IMSS, Zoé Robledo Aburto, aseguró que “no se advirtió” del riesgo y del peligro que corrían los pacientes internados en el Hospital de Tula, Hidalgo, inundado por el desbordamiento del río del lugar.

El desbordamiento del río Tula se generó cerca de las 3:00 horas del 7 de septiembre en puente Zaragoza, Cruz Azul, San Marcos, Rancho Chapultepec, El Chamizal, San Lorenzo, detrás del lugar conocido como ‘La Chilchota’, Melchor Ocampo y calle 5 de Mayo en el centro de Tula.

El 30 de septiembre el IMSS publicó en el Diario Oficial de la Federación un esquema de apoyos a los familiares de las víctimas: 40 mil pesos para subsistencia, 10 mil 897 pesos para gastos funerarios, además de 4 mil 251 pesos para transporte y 4 mil 251 para alimentación y alojamiento.

Han pasado ya dos meses y medio del desastre que cambió la vida de los tulenses y, no podemos negar que la solidaridad de la gente se ha hecho presente de muchas formas, pero la ayuda ha dejado de fluir por cuestiones entendibles ya que el apoyo de las diferentes asociaciones civiles tiene un límite natural en un país donde las necesidades son muchas.

Tenemos gobernantes de los tres órdenes de gobierno cuyo trabajo es el de gestionar los presupuestos para las necesidades de la población, Tula es un polo económico importante para el país y el más destacado del centro de México, ya que por su ubicación tenemos a nuestro alrededor piezas claves para el desarrollo de nuestra nación.

Ojalá y hacemos votos para que no seamos olvidados, que los gobernantes a los que les toca su papel de gestores lo cumplan antes las instancias correspondientes, que los ciudadanos no olvidemos lo que ha pasado y exijamos el apoyo que nos merecemos y la certeza de no volver a perder el patrimonio, que mucho o poco, se hace con esfuerzo y trabajo de todas y todos.

Mis redes sociales están abiertas para usted Magda Olguín en FB @malenitaol en Twitter e IG. *NI*


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo