• nuevaimagendigital3

*Seguir atentos al covid 19.

Con más de seis millones de muertos en el mundo y alrededor de 500 millones de casos confirmados, según cifras oficiales, la pandemia del Covid19 no se puede considerar todavía como endemia. Para lo anterior es oportuno tratar de diferenciar un término de otro.

Muchos esperan que el coronavirus desaparezca tan rápido como llegó, pero expertos presumen que el virus ciertamente se volverá endémico, especialmente por la variante ómicron, lo que se traduce en que los humanos nos debemos ir acostumbrando a convivir con él.

Así, la endemia se debe entender como una enfermedad que tiene lugar en determinada región y permanece constante a lo largo de los años. El número de enfermos es mayor en una zona determinada, pero al paso del tiempo no aumenta o no varía demasiado. Por ejemplo, la malaria, que afecta actualmente a 300 millones de personas en todo el mundo, mayormente en los trópicos.

En mayo del 2020 la Organización Mundial de la Salud predijo que el coronavirus podría convertirse en un virus endémico. Desde entonces las variantes delta y ómicron han demostrado cuán adaptable es el virus, al igual que la gripe. Endémico significa que tendremos que aprender a vivir con este mal en ciertas regiones y no desaparecerá.

La epidemia, por su parte, es la propagación de una enfermedad que ocurre con frecuencia inusual en una determinada región y –la gran diferencia- durante un periodo de tiempo limitado. Cuando el número de casos de una enfermedad en esa región en particular supera el nivel esperado (endémico), se denomina epidemia.

El covid19 preocupa a los expertos por tres factores: el cansancio de la población, la duración de la inmunidad derivada de la vacunación o de la infección y la imposible predicción sobre la evolución del virus.

Es bueno saber que a nivel mundial durante la semana del 4 al 10 de abril el número de nuevos casos disminuyó por tercera semana consecutiva; 24 por ciento menos en comparación con la semana anterior, mientras que el número de muertes semanales está a la baja con un considerable 18 por ciento menos.

En reciente trabajo de investigación de Berenice González se establece que ómicron sigue siendo la variante de preocupación que domina a nivel mundial y representa casi todas las secuencias notificadas recientemente para compartir datos genómicos sobre el virus de la gripe y del SARS-CoV-2.

La OMS continúa monitoreando varios linajes descendientes de ómicron como BA.1, BA.2, BA.3 y más recientemente BA4 y BA5, éstos últimos detectados en Sudáfrica y en algunas naciones europeas, pero sin mayor gravedad en la enfermedad.

Es necesario hacer notar que, así como están hoy las cosas en el mundo, en varios países ya se están movilizando para una cuarta dosis para ciertos grupos de pacientes. La subvariante BA.2 sigue siendo la de mayor presencia.

Las más recientes cifras por regiones nos indican que el covid19 aumentó en algunas ciudades como Filadelfia, al tiempo que nuestro país está llegando al punto más bajo de nuevos casos en los más de dos años que llevamos de pandemia. Mientras que en Europa el acelerado fin de las restricciones, impulsó el avance de las subvariantes.

Todo esto mientras que, en China, justo en el país en donde nació este mal en la ciudad de Wuhan, hubo un veloz e inesperado crecimiento en Shanghái lo que les obligó a un fuerte confinamiento. En África el 65 por ciento de la población se infectó durante el segundo semestre del 2021, impulsando la inmunidad natural. Es decir, la primera barrera que impide que materiales dañinos ingresen al cuerpo.

En México el especialista Alejandro Macías asegura que el repunte reciente no obedece a nuevas infecciones, sino al ajuste a casos pendientes. Aún no estamos viendo el repunte que vivió Europa con ómicron BA2, pero para los especialistas es importante mantener el uso de cubrebocas e intensificar los programas de vacunación en todos los grupos.

Todo esto mientras los organismos internacionales de salud anticipan a todos los países a permanecer alertas y cerrar las brechas de vacunación. Cada una de las preocupaciones expresadas por el director de la OMS se ven plasmadas en el ritmo que la pandemia ha tomado en diferentes geografías.

El hartazgo de la población llevó a varias naciones a quitar las restricciones antes de tiempo, como el uso de mascarillas, lo que ha permitido que en algunos lugares de Europa y ahora en USA, se ha llegado a presentar un ascenso de contagios, por lo que especialistas de Estados Unidos vaticinan desde ahora la posibilidad de una nueva ola para el próximo otoño sino se fortalece la vigilancia y vacunación.

Parece que, a nivel mundial, las decisiones futuras sobre las dosis de refuerzo estarán enfocadas a las personas con mayor riesgo de enfermedad grave , pero faltan datos que puedan explicar con mayor contundencia la duración de la inmunidad y los beneficios de las dosis extras en todos los grupos. En México esperamos que se cumpla el compromiso de vacunar a los niños a partir del próximo mayo, que son los grandes discriminados de la pandemia.

La propagación actual de la variante BA.2 en muchas partes del mundo, y el surgimiento de otras cada cuatro meses aproximadamente, son el recordatorio constante de una pandemia que necesitará un ritmo sostenido de suministro de vacunas que ahora suman cerca de 500 millones de dosis por mes.

Tenemos claro que el mundo todavía está lejos de alcanzar una cobertura de vacunación del 70 por ciento para mediados de este 2022 como eran las metas de OMS, y las nuevas subvariantes son un recordatorio constante de la rapidez con la que el Covid19 puede mutar y propagarse, especialmente en una ausencia de alta cobertura de vacunación.

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero…En Confianza. *NI*



33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo