• nuevaimagendigital3

Resultó con fractura de cráneo

*Valente defendio las instalaciones de La Cruz Azul

*Nunca va a olvidar el asalto de gente desconocida que quiso tomar la planta cementera en Hidalgo

Por Marisol Martínez Cruz

Valente es un obrero de La Cruz Azul en la planta Hidalgo que resultó severamente lesionado durante los hechos violentos registrados la madrugada del 27 de abril afuera de la cementera, cuando un grupo de personas intentó tomar las instalaciones por la fuerza.

Platica que es obrero del Taller Eléctrico, ese día le fracturaron el cráneo y las secuelas aún son visibles. Don Valente camina con movimientos lentos, pausados, su rostro y cabeza aún tienen secuelas de aquel día, que dice, no podrá olvidar.

Dijo que el IMSS le dio una incapacidad hasta el 26 de mayo próximo, pero su alta médica depende del resultado de algunos estudios.

Con un poco de impotencia reflejada en su rostro, don Valente narró que ese día le tocaba su descanso, por lo que estaba en su casa, pero le informaron que había llegado un grupo de al menos 600 personas que intentaban tomar las instalaciones de La Cruz Azul.

Corrió a la planta y estuvo unos momentos en el sitio donde se hace “guardia”, en el acceso principal y de momento les avisaron que el grupo estaba en Montealegre, por lo que sin pensarlo, junto con otros compañeros, se fue al acceso 3 caminando en el interior de la planta.

“Llegando a la puerta 3, enseguida llegaron estas personas ajenas, insultando, aventando cosas y vestidos de rojo en grupos como de 200 personas, según eran más, pero las que se veían se agrupaban y eran mucho más".

"Los cooperativistas que estaban defendiendo la puerta tres, eran por mucho unos sesenta o setenta" .

Dice que él así vivió esos momentos tan violentos, sus agresores a su llegada comenzaron a insultarlos, “a aventar piedras, comenzaron a golpear carros, las plataformas de los tráileres, intimidando”.

"Cómo le diré, hacían ruido, así como para darse a notar. Y en eso ya empezaron a aventar cosas para adentro de la puerta tres. Y ahí ya lo que nos aventaban se los regresábamos”.

Describió que subió al cofre de un camión torton y desde ahí pudo observar cómo las personas que llegaron, se apoderaron de un tráiler para intentar derribar la puerta de acceso, pero un trascabo lo detuvo.

“Con asombro vi que dejaron venir otro tráiler. Y ese sì brincó otras puertas de la entrada, pero se detuvo y ya no pasó. En ese momento fue cuando me bajé del cofre del torton. Y fue cuando me golpearon y me estaban dando los primeros auxilios los de seguridad de planta. Y fue cuando se fue la luz”.

La lesión de la cabeza se la produjeron con un objeto que le provocó la fractura de cráneo y la pérdida de sangre.

Pide al gobierno les proporcione seguridad a los trabajadores y a la comunidad, para que no ocurran enfrentamientos “contra gente que ahora sí, ni conocemos, ni nada y al contrario, fuimos nosotros como trabajadores, ahora sí los que arriesgamos nuestra vida. Ellos (el gobierno) podrían venir, o sea meter la paz, tranquilizar a esas personas que vinieron”.

"Ese día no vi policías y nadie vino a ayudarnos", narró don Valente con gran tristeza e impotencia por lo que vivió aquel día que sufrieron las agresiones por defender la planta cementera; es decir, su fuente de trabajo. *NI*


1416 visualizaciones0 comentarios