• nuevaimagendigital3

Reelección de alcaldes.

A raíz de la iniciativa reciente que presentó el diputado local Fortunato González Islas del partido Morena al pleno de los legisladores a principios de junio pasado, ha adquirido fuerza y en principio bien recibida por la población, que los alcaldes en la entidad vuelvan a su periodo de sólo tres años de gobierno como antes, con la diferencia que ahora puedan reelegirse por un tiempo similar.

Siempre hemos creído que las modificaciones a la Constitución federal o local deben obedecer a verdadera necesidad de los gobernados y no a simples caprichos o intereses del partido en el gobierno, como desafortunadamente algunas veces ha ocurrido tanto a nivel local como federal.

Y en el tema de la duración del periodo de un presidente municipal, desde siempre fue de tres años. En el caso de Hidalgo, y que Tula no sirva de ejemplo, el gobierno de Jaime Allende duró cuatro años y siete meses para empatar la elección con la de gobernador y reducir los costos, aunque enseguida se modifica la Constitución local para que los alcaldes ya no duren tres, sino cuatro años.

Así Omar Fayad y Gadoth Tapia, sucesor de Allende, asumieron el mismo 5 de septiembre del 2016 para Hidalgo y para Tula respectivamente. Hoy día Fayad terminará en septiembre próximo sus seis años y Gadoth hace dos que dejó el cargo.

Pero la intención es volver al periodo de tres años para los municipios con la diferencia que hoy se propone que haya reelección una sola vez. Lo que permitiría a un buen presidente municipal que dure en el cargo no tres años ni cuatro, sino seis años siempre y cuando gane una nueva elección al cumplir tres en el cargo, pero someterse antes entonces al escrutinio de sus gobernados a través del voto.

La intención novedosa en Hidalgo no lo es para el resto del país, pues hoy en día solo aquí y en el estado de Veracruz no se contempla la posible reelección de alcaldes y de todo el ayuntamiento que comprende también a los síndicos y regidores. Y ciertamente la iniciativa de González López parece positivamente interesante.

El legislador precisó que el objetivo de su iniciativa es armonizar la Constitución Política del Estado de Hidalgo con el mandato establecido, de acuerdo a la reforma de febrero del 2014, en el Artículo 105 de la Constitución Política de México, el cual establece que las constituciones locales deberán establecer la elección consecutiva para el mismo cargo de los presidentes municipales, regidores y síndicos, por un periodo adicional, siempre y cuando el tiempo de mandato en los ayuntamientos no sea superior a los tres años.

De tal manera que con este mandato constitucional se dan las correspondientes reformas en los 32 estados, por lo cual 30 entidades ya han armonizado su propia legislación y en consecuencia brindan esa oportunidad. En Hidalgo se podría aprovechar antes de reformar, conocer las experiencias de todas las entidades en donde las cosas ya funcionan de esa manera.

Fortunato puntualizó que no se pretende dar un cheque en blanco a los integrantes de un Ayuntamiento para que puedan o no acceder a un periodo más, pues será la propia ciudadanía quien habrá de calificar el trabajo realizado durante los tres años de mandato inicial y en consecuencia decidir a través del voto si merecen o no seguir con el cargo.

Agrega que la reelección otorga a los ciudadanos no solo el derecho a elegir a sus gobernantes, sino también de exigirles cuentas y evaluar sus resultados y en su caso recontratarlos para otro periodo o de plano despedirlos.

Cabe hacer notar que la posible reelección sólo podrá ser bajo los mismos colores del partido que los llevó al cargo o en su caso la coalición. La iniciativa establece como excepción que pudieran ser nuevamente candidatos de otro partido siempre y cuando hayan renunciado a su partido original antes de cumplir la primera mitad de su gobierno.

Con esta nueva posibilidad se termina la creencia –falsa o cierta- que cuando el presidente y su cabildo ya aprendieron el arte del buen gobierno, su periodo ha terminado, y con el siguiente a volver a empezar en una historia que parece interminable.

Insistimos que la iniciativa parece interesante. Tres años son más que suficientes para saber de qué está hecho un alcalde –con todo y que se diga que es su periodo de aprendizaje- , no pudo o no quiso entregar buenas cuentas pues adiós y el que sigue. Por el contrario, su gobierno camina a buen paso en obras, en eficiencia a la hora de servir a la comunidad, pues a seguirle.

Ojalá la iniciativa prospere. Por mientras tal vez vale la pena hacer un ejercicio mental quienes de los actuales alcaldes de Hidalgo y en particular de esta parte de la entidad merecerían repetir tres años más. Habrá opiniones para todos los gustos. Tratar de calificarlos con una frase no es sencillo, pero…

Nopala, le haría bien dejar ya de lado los colores partidistas. Tula, una tragedia la inundación, muchas complicaciones, le falta equipo. Tepeji, bien y oportuno en sus actitudes. Atitalaquia, aceptable, aunque un dolor de cabeza el relleno. Tepetitlán, poco presupuesto pero la gente lo aprecia. Tezontepec, más oscuros que claros. Tlahuelilpan, buena gestión reflejada en obra pública.

Por el lado de Ajacuba, debe priorizar la obra pública. Atotonilco, mal calificado. Sin atención de su parte, sin resultados. Tlaxcoapan, primero sus intereses personales y lo demás poco importa. Tetepango, si ahora fueran las elecciones tal vez es hora de que el municipio ya cambie de dueño.

A final de cuentas parece que en un escenario de posible reelección de los actuales alcaldes –que obviamente no podría ser posible con todo y que se autorizara ahora la reforma- serían más los reprobados que los reelectos. Claro que gobernar no es nada sencillo. Criticar es más cómodo.

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero… En Confianza. *NI*



42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo