• nuevaimagendigital3

Prepotencia y desvío de recursos, acusa ciudadano

*Por una obra de drenaje sin concluir en Michimaloya porque los dineros se invirtieron en calles privadas.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

Por medio de un escrito un vecino de Michimaloya de nombre Isaías Cabriales Mercado se quejó del actuar del subdirector de Obras Públicas de Tula Martín Ernesto Olivo, en cuanto a una obra de drenaje no concluida, de la cual se desviaron los recursos para introducir el sistema a dos calles privadas.

Varios son ya los escritos ingresados a la presidencia municipal sin que reciba respuesta a su demanda; el último de ellos está fechado el 28 de marzo del presente año, dirigido al alcalde Manuel Hernández Badillo y a la contralora municipal Gabriela Patricia Ponce Esparza.

Este documento salió a relucir en la más reciente sesión ordinaria de cabildo, donde el regidor Ricardo Baptista preguntó el por qué no estaba en la orden del día, específicamente en la correspondencia recibida. El señor ha estado visitando la alcaldía porque quiere respuesta, refirió el munícipe.

Desde el 2019 ingresó la primera solicitud de conclusión de la obra cuando todavía gobernaba el municipio Gadoth Tapia, otra más en febrero del 2020 y durante la gestión del concejo municipal, en noviembre del 2020 volvió a dirigir un tercer escrito, para pedir el expediente técnico de la obra

El proyecto se aprobó por mil metros lineales de drenaje y una inversión de 995 mil 678 pesos; pero no lo concluyeron porque introdujeron la red de drenaje a dos calles privadas con recursos público que no estaban incluidas en el plano original, cometiendo con ello, asegura el ciudadano, desvío de recursos.

Se lo reportó al Concejo municipal y detuvieron la obra, pero en diciembre del 2020 llegó la administración de Manuel Hernández y Cabriales Mercado puso en conocimiento el caso al subdirector de Obras Ernesto Martín Olivo, quien le respondió que ellos sabrán qué obra es pública o privada, por lo que les dieron continuidad a esos trabajos.

De tal forma que resultó el ciudadano afectado porque en la calle donde vive faltaron 250 metros de drenaje para concluir el proyecto original. Por esta razón ingresó otro escrito el 27 de enero del 2021 y el proyecto para terminar los trabajos se aprueba en septiembre del mismo año, con una inversión de 500 mil pesos; recurso que se desvía a la colonia el Vindhó para convertirse en 250 metros lineales de pavimento.

El 28 de julio del 2021 solicitó a Obras Públicas copia del expediente técnico y le contestó un mes después, el 20 de agosto, diciéndole que no era procedente el proyecto del drenaje. Ya antes le había dicho que no lo buscara más porque esa obra ya no se va a concluir, por ello le pidió que le diera esa respuesta por escrito.

Ernesto Martín Olivo respondió que tenía que consultar al jurídico para dar una respuesta por escrito, lo que nunca ocurrió. En este sentido el ciudadano considera que puede demandar al municipio por violar la Constitución, en cuyo artículo octavo dice que a toda petición por escrito recae una contestación por escrito y en breve término.

Cuestiona el por qué se introdujo el drenaje en calles donde sólo viven los señores Olguín, dejando sin ese servicio a una fracción de calle donde hay más de tres terrenos y únicamente cuentan con fosa séptica, con todo lo que ello representa para la salud. El argumento del ingeniero Olivo es que hay pocas casas en esa área.

Isaías Cabriales apela a sus derechos como ciudadano que cumple con sus obligaciones y que por ello puede pedir que se concluya la obra, de la cual fue presidente del comité, en la calle ubicada en la comunidad de Michimaloya, a la salida hacia Héroes Carranza, antes de llegar al panteón.

En la sesión de cabildo el regidor Carlos García Gonzaga pidió que el asunto se turnara a la comisión de asentamientos humanos, dado que se trata de una obra del 2019 y existe un expediente técnico. *NI*



71 visualizaciones0 comentarios