• nuevaimagendigital3

Pero ¿y qué es el neoliberalismo?

Muy de moda se ha puesto el término neoliberalismo a partir del arribo de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México y al referirse a ello se debe entender que, según su óptica, es la peor estrategia que en materia económica puede vivir un gobierno en el mundo.

El tema nos lleva a investigar para tratar de entender de entrada que el término es creación del sociólogo alemán Alexander Rüstow. Mientras que para la Real Academia Española el neoliberalismo es una teoría política y económica que tiende a reducir al mínimo la intervención del Estado (en temas que tengan que ver con la economía de un país).

Jaime Cárdenas, investigador de la UNAM, establece en su libro “El modelo jurídico del Neoliberalismo” que el papel del Estado es para salvaguardar y extender la presencia del mercado. La palabra se ha utilizado para criticar acciones de diversos gobiernos, pero también es una bandera para defender el mercado y la libertad.

Para Fernando Escalante los inicios de dicho modelo ocurren después de la Gran Depresión, y de manera más puntual su fecha de nacimiento ocurre entre el 26 y 30 de agosto de 1938. Se formó por un grupo de intelectuales que se hicieron llamar neoliberales para distinguirse de otras corrientes de la época.

El neoliberalismo apuesta por la economía irrestricta del mercado y por un Estado que intervenga, no para enfrentar las desigualdades sociales y económicas que provoca el mercado como lo hace el keynesianismo, sino para salvaguardar y extender la presencia del mercado y garantizar su buen funcionamiento para enfrentar barreras e impedimentos regulatorios a la libre competencia.

Es pues, un modelo o una estrategia del propio capitalismo que tiene sus bases en la libertad individual en términos económicos, en donde “puedo comprar y producir en donde quiera y como quiera”, asevera Ignacio Flores, sociólogo y docente de nuestra máxima casa de estudios, la UNAM.

Al abundar sobre los elementos que distinguen al neoliberalismo para Flores es que el Estado debe dejar que en el mercado fluya la economía. “El Estado se deshace de la responsabilidad de administrar y ser rector de la economía y esa se las deja a las fuerzas del mercado, como diría Adán Smith, a la mano invisible del mercado que sería la oferta y la demanda.

Otro elemento más es que el Estado ya no garantiza la vida de las personas, es decir, los derechos sociales están siendo privatizados para que sean rentables. “El programa neoliberal no pretende eliminar al Estado, sino transformarlo, de modo que sirva para sostener y expandir la lógica del mercado”.

El mercado es insuperable, en términos técnicos, pero también en términos morales porque permite que cada persona organice su vida en todos los terrenos de acuerdo con su propio juicio. El mercado es la expresión material, concreta, de la libertad.

Finalmente, de acuerdo con los expertos el neoliberalismo no ha terminado en el gobierno de López Obrador, pues éste no se acaba con un decreto presidencial sino con la práctica autónoma y soberana de un gobierno. Para mostrar que sigue en México –a pesar de los dichos de AMLO- tenemos la ratificación del Tratado Comercial entre nuestro país con Estados Unidos y Canadá y la cercanía con el sector empresarial. Por ejemplo, la identidad entre AMLO y Slim. (Redacción)


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo