• nuevaimagendigital3

*Pandemia o endemia.

Cuando parece que en México al igual que en otros muchos países el covid19 en su cuarta ola su incidencia se encuentra en franco declive, ha surgido la pregunta si ya estamos en condiciones de dejar de llamarla pandemia y poder decir en la mayor parte del mundo que ahora hablamos de endemia.

Los coronavirus (CoV) son una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfriado hasta enfermedades más graves. La epidemia COVID19 fue declarada por la OMS una emergencia de salud pública de preocupación internacional el 30 de enero del 2020, es decir ha cumplido ya dos años, originando la muerte de aproximadamente seis millones de personas e infectado a 431 millones, de acuerdo siempre a cifras oficiales

El director general de la Organización Mundial de la Salud Tedros Adhanom anunció el 20 de marzo de este 2020 que la entonces nueva enfermedad por el coronavirus 2019 (COVIA-19) era ya una pandemia, definiendo a ésta como una epidemia que se ha extendido por varios países y continentes por todo el mundo y que afecta a un gran número de personas.

Y si entonces la pandemia es una epidemia multiplicada muchas veces en varios o todos los países del mundo, la endemia podemos definirla como el mismo mal (COVID-19) con una temporalidad sostenida en la presencia del patógeno, pero con baja incidencia de la enfermedad.

Con estos antecedentes primarios hoy los contagios de COVID19 descienden significativamente por tercera semana consecutiva, según el último reporte de la OMS los casos registrados en el mundo entre el 14 y el 21 de febrero fueron de 12 millones, un 21 % menos que en la semana anterior, lo que apunta a que el embate de la ola provocada por la variante ómicron, que llegó a provocar incrementos semanales hasta del 70%, está bajando definitivamente.

Las infecciones se reducen en casi todas las regiones del mundo, salvo en el pacífico occidental, en donde han crecido un 29% en una semana. Sin embargo, bajan en el Mediterráneo en un 39 %, en América en un 29 %. Las muertes en consecuencia han disminuido. En América un 9% y en Europa 5%.

Habrá que señalar que los países con más casos en estos días fueron Rusia y Alemania con un 1.2 millones de nuevos en cada uno. Brasil y Estados Unidos con más de 700 mil contagios y Corea del Sur con 600 mil. El mayor número de muertes se ha registrado en Estados Unidos, Brasil, Rusia, India y desgraciadamente en México, en ese orden.

Para Berenice la palabra endemia hace acto de aparición como un guiño optimista frente al COVID19. Precisa que el origen etimológico de la endemia está en el término griego residir. Es decir que el virus consigue adaptarse y convivir con el humano sin prisas, aunque sin dejar de lado los sobresaltos. En el Instituto de Biotecnología se asegura que cualquier patógeno que mantiene una enfermedad con incidencia baja y temporalidad sostenida, entra en una fase endémica.

Para que ocurra lo anterior –acota el investigador Fidel Alejandro Sánchez Flores-, debe pasar un periodo que constate que los picos históricos no rebasan ciertos niveles de casos y que la enfermedad se mantenga en etapas controlables. Las enfermedades endémicas conviven con nosotros con prevalencia baja, y en algunos casos, picos estacionales. Los periodos de mayor incidencia de la enfermedad pueden deberse a un caso estacional, tal como sucede en el invierno con la influenza y el encierro en lugares no ventilados al que obliga la baja temperatura.

También los picos altos de una enfermedad endémica pueden tener otro tipo de influencia indirecta del clima, como por ejemplo las enfermedades transmitidas por vectores, como los mosquitos. En algún momento el COVID19 podría unirse al enjambre de enfermedades endémicas, como el VIH, el sarampión y la tuberculosis, entre muchas otras.

En el caso del SARS-CoV-2 en México, un experto explica que, para poder acercarnos a la endemia, se requieren medidas que mantengan el virus a raya durante un largo tiempo y no solo con un declive en la pendiente de casos, sino una incidencia baja y homogénea en el país. Para ello es necesario mantener los programas de vacunación , no bajar la guardia con las medidas de la sana distancia y no perder de vista el seguimiento epidemiológico.

Claro, agrega Sánchez Flores, hay otros factores que también determinan este ritmo, como la presencia de infecciones en los países cercanos y su impacto en los límites fronterizos. En muchos casos hoy en día las restricciones comienzan a desaparecer. El hartazgo es visible y la palabra endemia surge como una especie de amuleto de que la pandemia empieza a controlarse. ¡Pero cuidado!

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… En Confianza. *NI*




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo