• nuevaimagendigital3

*Morena es el favorito, pero...

Hoy resulta obligado que todos los interesados en la vida pública o política de nuestro estado, seamos o no militantes o seguidores de Morena, estemos al pendiente del proceso que está siguiendo este partido para que llegado el momento cuente con el candidato a gobernador de Hidalgo en relevo de Omar Fayad.

Lo anterior es consecuencia de que ahora el partido del presidente de la República se ha convertido aquí y en todo el país como el rival a vencer y en el caso de nuestra entidad, terminar con la hegemonía que siempre ha mantenido el Partido Revolucionario Institucional. Así se percibe y cualquier encuesta lo confirma.

Claro, nadie debe olvidar el dicho que en política nada está escrito y el propio López Obrador lo debe tener muy claro y presente pues recordemos que en el segundo de los tres intentos para llegar a donde hoy está, él llevaba una ventaja de 20 puntos a Felipe Calderón; sin embargo, al final el panista le ganó por apenas medio punto de diferencia.

Ese resultado como recordamos llevó a AMLO a instalar su “gobierno legítimo” con aquel plantón de multimillonarias pérdidas en Paseo de la Reforma en la capital del país, al no aceptar como válidos los resultados de una contienda en donde el entonces PRD se sentía con el triunfo en la bolsa.

Hoy cuando Morena abre el periodo de inscripciones para quien pretende ser el candidato de este partido para las elecciones del próximo año en Hidalgo, se registran ¡medio centenar de aspirantes! Todos con las mismas posibilidades, según declaró su delegado nacional César Cravioto. Solamente de Tula ubicamos a cuatro: Ricardo Baptista, Crispina Barrón, Abraham Mendoza Zenteno y Sharon Macotela.

De una primera depuración de la larga lista que envió el consejo estatal, su homólogo nacional hace un recorte y al igual que para el resto de las entidades que tienen elecciones en el 2022, dejan solamente en dos mujeres y dos hombres la lista. Abraham Mendoza el delegado en Hidalgo del programa Bienestar y Francisco Javier Berganza el líder de la legislatura local; mientras que de mujeres quedan la senadora María Merced González y la diputada local Lisset Marcelino.

Esta depuración deja afuera sí a 48 nombres, pero más allá de ello, relegan a nombres de aspirantes bien posicionados y con amplia trayectoria en el servicio público, aunque no en Morena. Y en este perfil ubicamos al senador Julio Menchaca y al diputado federal por Tula Cuauhtémoc Ochoa.

Entendemos que no está dicha la última palabra y que a los nombres ya referidos bien pudieran agregar al regidor de Pachuca Pablo Vargas –que en reciente encuesta de un medio de comunicación estatal salió en primer lugar; también no descartar a Rufino HLeón, político siempre de izquierda originario de Atotonilco de Tula y con ya larga currícula en el servicio público, y a la diputada federal Simey Olvera.

Sería por demás extraño que la candidata o candidato no fuera alguno de los señalados. Como siempre y en todos los partidos ocurre, unos trabajan arduamente; otros lo hacen de manera más sigilosa, casi siempre porque no tienen forma de hacerlo (política o económicamente) de otra manera.

Bajo estas circunstancias seguimos pensando que mientras en el PRI en su momento todo se va a decidir entre Carolina Viggiano, la diputada federal y de quien habrá que reconocer que ha traído en su agenda muy presente el tema de la inundación en Tula, alzando la voz y exigiendo resarcir los daños, e Israel Félix, presidente municipal de Mineral de la Reforma, hombre muy cercano al gobernador y de quien hasta hace poco fue cercano colaborador en la administración estatal.

Seguramente Movimiento Ciudadano habrá de lanzar su candidato y que a nadie extrañe que sea un aspirante que hoy la busca y no la alcance por los tricolores o por los morenos. Mientras que, por el lado del PAN y PRD sin figuras de peso a nivel estatal, seguramente harán equipo con el PRI para repetir la alianza “Va por Hidalgo”.

En Morena los finalistas parece que habrán de salir entre el tulense y funcionario de primer nivel en Hidalgo dentro de la administración federal el médico Abraham Mendoza Zenteno y el senador Julio Menchaca Salazar. Si se trata de hacer más grande la lista incluimos al legislador federal Fernández Ochoa de Nopala, militante del Partido Verde, pero hoy plenamente identificado con Morena. Cuauhtémoc ha sido funcionario federal y estatal.

No descartar al diputado local Francisco Javier Berganza de Tulancingo y ya con un largo camino en la política en diversos partidos y con una trayectoria también importante como cantante y compositor.

Pablo Vargas aspiró y perdió la alcaldía de Pachuca, pero le alcanzó para ser hoy regidor. Junto con Abraham serían los auténticos militantes de siempre en la izquierda y que hoy aparecen en la recta final para jugar por Morena para Hidalgo.

Entre los dos posibles finalistas Menchaca le lleva amplia ventaja a Zenteno en el rubro de la administración pública. Siempre en el PRI Julio fue diputado local por Pachuca y funcionario del gobierno del estado en donde encabezó también el poder judicial como presidente del Tribunal Superior de Justicia. Al separarse del tricolor la jugó como candidato independiente por Pachuca, no ganó, pero obtuvo una muy buena cantidad de votos. Brillante abogado con titulación automática en la UAEH.

Mientras que Mendoza Zenteno no tiene una gran trayectoria en la administración pública, pero sí una enorme cercanía con López Obrador que desde que asumió la primera magistratura lo nombró como responsable de su gobierno y de sus programas en la entidad.

A Abraham lo recordamos como médico durante muchos años en la escuela Venustiano Carranza; como sus papás (ya fallecidos) y hermanos siempre militantes de los partidos de izquierda. Fue parte del equipo de trabajo del entonces alcalde perredista tulense Ricardo Baptista, llegó como regidor y casi al final del trienio se convirtió en secretario municipal.

Nada que reprocharle, parece un hombre introvertido, tal vez demasiado discreto y que de pronto le llega una real posibilidad que tal vez nunca imaginó y que hasta hace algunos meses ni siquiera buscó.

Así las cosas, Morena es favorito pero cuidado con el fuego amigo entre tantos contendientes. Y por el lado del PRI la posibilidad sin duda radica en la unidad que se logre entre todas sus fuerzas que por muchos años lo han hecho el ganador.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… En confianza. *NI*


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo