• nuevaimagendigital3

Micheladas Don Satur, ya son tradición

*Saturnino García Colín llegó a Tula procedente de Jilotepec, de aquí surge el nombre “Los Embajadores”, bar de su propiedad que hoy es ya una tradición en Tula y ampliamente conocido por sus incomparables micheladas.

Ya con 43 años en Tula procedente de Jilotepec, Estado de México, es Saturnino García Colín, el doctor Satur para los clientes del bar Embajadores, lugar que al paso de los años se ha hecho casi para una visita obligada cuando de estar en esta ciudad de los atlantes se trata y si eres de aquí con mucha más razón hay que ir a consulta con el doctor y sus auxiliares, sus hijos César y Sergio, además de Angélica.

Satur comenta que alguna vez participó en el servicio público en Tula. En las administraciones de Fernando Moctezuma y de Noé Paredes, nos recuerda. “Sí claro trabajé en ambas ocasiones en el área de servicios públicos, me gusta servir a la gente, como también me gusta el futbol que practiqué durante muchos años”, recuerda.

Desafortunadamente a Los Embajadores, el negocio localizado en Manuel Rojo del Río entre las calles Manuel Doblado y Xicoténcatl, le pegó la inundación y ello obligó a su dueño a irse para la planta alta en la misma dirección, pero con la confianza de que en poco tiempo estará nuevamente “a ras de calle”, porque aprovechó lo ocurrido y ahora podemos ver a Pepe Cornejo, el carpintero, crear lo necesario para pronto regresar.

Al momento de la entrevista hay tal vez 15 clientes, lo mismo mujeres que hombres, jóvenes y no tan jóvenes. “Aquí estamos echándole muchas ganas para salir adelante. Imagínate tuvimos dos metros de agua, entonces hay que multiplicar el esfuerzo para recuperarnos porque lo ocurrido es muy triste”.

Sin darle muchas vueltas al tema nuestro entrevistado reconoce que la clave del éxito en su negocio son las micheladas Don Satur. Reservado a la hora de pedirle la receta, Saturnino refiere que fue una idea suya que hoy en día le ha valido ser reconocido en Tula, en sus alrededores e incluso más allá de nuestras fronteras.

Acuden a consulta con el doctor Satur políticos de todos los niveles, funcionarios, diputados locales y federales, jueces, ministerios públicos, gente de varias partes de Hidalgo y de otros lados, puntualiza el entrevistado que nos comparte una anécdota: “En Alemania se encontraron unas personalidades. Un mexicano y un canadiense, cuando éste le pregunta de dónde es: de Tula responde. -Ah entonces conoce al doctor Satur, ¡claro! Es mi compadre, contesta”.

Saturnino García refiere que además de las micheladas como especialidad de la casa, aquí prepara otra bebida también inigualable. La piedra, compuesta a partir del tequila y el anís. “Con esta te levantas porque te levantas, por más enfermo que te encuentres después de una noche de fiesta. Se las recomiendo ampliamente”, dice sonriendo.

Lo del nombre del bar señala que surge la idea a partir de su llegada como “embajador” de Jilotepec a Tula. Durante 25 años el negocio estuvo en la calzada Melchor Ocampo y hoy en la calle Rojo de Río espera cumplir pronto ya 20 años. (JOGUARO)




9 visualizaciones0 comentarios