• nuevaimagendigital3

*Las ilusiones para este año.

Cuando vivimos la última semana del primer mes de este 2022, nos parece ya oportuno –e inaplazable- analizar lo que nos espera a los mexicanos en general y a los hidalguenses y tulenses en particular para con nuestras autoridades en los 11 meses que restan después de un 2021 complicado para todos, sobre todo en materia de salud por la pandemia del covid19 que según cifras oficiales ha significado más de 300 mil muertos en nuestro país.

Desde lo local en Tula tal vez la mayor preocupación es que las autoridades actúen con toda prontitud en lo necesario y evitar una nueva catástrofe como la que se vivió la noche y mañana de 6 y 7 de septiembre cuando las aguas negras del río Tula inundaron el centro de la ciudad originando la muertes de alrededor de 15 personas internas en la clínica del seguro social y millonarios daños en viviendas, edificios públicos, negocios, etc. y sin que hasta el momento haya un apoyo importante del gobierno.

No solamente en Tula pues también en varios municipios de su alrededor, ojalá que el gobierno ya termine y combata con eficiencia el robo de combustible que al paso del tiempo ha significado decenas de muertos en hechos violentos o en accidentes como el ocurrido hace tres años en Tlahuelilpan con un saldo trágico de 137 muertos.

Necesitamos en la región obra pública. Sabemos que la crisis económica que a todos agobia no ha dejado exento al gobierno y a fuerza de ser sinceros hace tiempo que en la zona no vemos obras que signifiquen de manera relevante un beneficio para sus habitantes. Las tres instancias de gobierno deben voltear a Tula y a los municipios que le rodean, las necesidades cada día crecen y no se perciben inversiones que nos lleven por el camino del desarrollo.

Se ha anunciado una millonaria inversión en la refinería para utilizar el coque y generar electricidad. La reforma en esta materia será materia de discusión al más alto nivel político, con todo y que del caso que ejemplificamos habrá de significar una mayor contaminación que junto con la que genera las aguas del río Tula, nos tiene convertida en una de las zonas más riesgosas en materia ambiental, no sólo en México, sino en el mundo. Y a cambio de ello casi cero de obra pública.

En Hidalgo necesitamos fuentes de empleo, suficientes y bien remuneradas. El esfuerzo del actual gobierno ha sido de reconocer, pero el reto es mayúsculo . La pandemia además de dejar a miles de familias incompletas ha dejado a cientos de hogares sin ingresos suficientes para lo más indispensable. Aquí es urgente que las políticas del gobierno federal se traduzcan en mejores condiciones de vida para los hidalguenses. Que dejemos atrás las estrategias políticas clientelares para que éstas se traduzcan en votos y nada más.

Es claro que hoy en día en México vivimos una inflación que cada día deja a más mexicanos con ingresos insuficientes hasta para lo más elemental. El también llamado impuesto de los pobres golpea fuertemente la economía familiar. Y si al aumento de precios le agregamos la necesidad de servicios de salud , que incluye medicinas, sobre todo por el COVID y hoy su variante ómicron, pues vean cómo estamos.

La inseguridad que desde hace tiempo va en una espiral ascendente, es también sin duda una de las mayores preocupaciones de todos. Muy a pesar de las cuentas alegres del gobierno, por todos lados sabemos de homicidios, robos, asaltos y muchos más ilícitos. Sólo a manera de ejemplo valga recordar que Hidalgo es el primer lugar nacional en el huachicol. Sí el robo de combustible nos tiene en ese penoso escenario e insistimos que mientras no termine la corrupción policial, el problema nunca se va a superar.

Queremos que el presidente de México mantenga una buena relación, de respeto con grupos, con sectores que no coinciden en sus políticas de gobierno. No recordamos un escenario de tanta confrontación como el que hoy se ha generado, viviendo casi siempre el embate inicial desde el púlpito de la llamada conferencia mañanera. ¡Ya basta!

En este 2022 en Hidalgo y en cinco entidades más habrá elección para el cambio de gobernador. Los partidos afinan estrategias. Aquí se vive ahora el periodo de precampañas. Deseamos procesos limpios en donde el gobierno se dedique a eso y no a ser parte del proceso, que para ello están los propios partidos políticos y el INE como autoridad electoral federal rectora, así como los propios organismos autónomos estatales.

¡Qué importante será respetar y acatar las decisiones que del pueblo emanan a través del voto! Somos un país soberano, democrático y con plena madurez política que en medio de una crisis de salud y de inseguridad, no podemos todavía, lastimar, descalificar o agredir a quienes su único delito es no pensar igual que el gobierno. Es increíble e injustificable que quienes deben mediar y conciliar entre los mexicanos, hagan exactamente lo contrario.

Pronto comienza febrero y la esperanza es algo que nunca debemos perder. Deseamos que el 2022 sea un año ya mejor. No debemos esperar milagros, pero sí somos una sociedad madura que debemos poner voluntad y acción para salir adelante desde nuestra propia trinchera. No es tarea sencilla, pero deberá ser compromiso de todos, principalmente de nuestras autoridades.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… En Confianza. *NI*



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo