• nuevaimagendigital3

La reglamentación municipal

Actualizado: 12 de nov de 2021

Por Miguel Angeles Arroyo



Se entiende por regulación el conjunto de normas por las cuales la autoridad regula su funcionamiento e interviene en la vida de las personas imponiendo condiciones para ejercer diversas actividades de los gobernados.

A través de la regulación, la autoridad municipal organiza a la administración, crea restricciones a la propiedad privada, establece normas para el ejercicio de las actividades económicas y en general, crea trámites y requisitos para que las personas puedan realizar un sin número de actividades políticas, económicas, culturales y sociales.

Es a través de reglamentos donde la regulación adquiere la forma de normas jurídicas en los Municipios. La reglamentación es una de las herramientas de gobierno que el Ayuntamiento puede usar para atender problemas públicos.

Los problemas que se presentan en el municipio no siempre requieren que la autoridad intervenga, o que lo haga a través de la aprobación de reglamentos. La visión con la que el Ayuntamiento enfrenta los problemas y decide intervenir o no, se verá influenciada por la forma de pensar y los principios y valores políticos de la mayoría de sus integrantes.

Recientemente, el Instituto para el Desarrollo y Fortalecimiento Municipal (IDEFOM) quien es el Órgano Técnico que tiene por objeto desarrollar acciones de capacitación, información, asesoría, investigación y difusión que fortalezcan la capacidad administrativa, técnica y jurídica de los Ayuntamientos, presento a los legisladores municipales el nivel del Marco Jurídico de cada municipio del estado de Hidalgo.


En el caso de Tula se dijo que cuenta con 22 reglamentos entre básicos y complementarios; de los cuales únicamente siete están vigentes, cuatro están derogados y 11 se encuentran sin efecto jurídico, entre los que se encuentran Rastro Municipal, Ecología, Seguridad Publica y Transito, Protección Civil, Reglamento Interior de Sesiones, Comercio, prestación de Servicios y Espectáculos y el de Participación Ciudadana.


De esta manera, son 10 años sin reforma o adición alguna a los reglamentos, donde la responsabilidad y baja productividad engloba los dos últimos Ayuntamientos y un año del actual.


Los reglamentos municipales, si bien no están subordinados a las leyes, tienen fronteras y alcances que es conveniente tener presentes.

En primer lugar, los reglamentos municipales deben respetar los derechos humanos consagrados en los artículos 1° y 4 de la Constitución. Este es un capítulo amplísimo, tomando en cuenta que tan sólo el Bando de Policía toca decenas de situaciones de la vida cotidiana de las personas que se encuentran en el límite de la violación a los derechos humanos. La regulación del comercio ambulante, por ejemplo, es un caso típico de violaciones al artículo 5° Constitucional.

Artículo 5o. A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad. Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial.

Sucede entonces que la Constitución contiene una serie de atribuciones del gobierno federal que le están reservadas y que no pueden ser asumidas por otros órdenes de gobierno. Este es la segunda frontera de la reglamentación municipal.

Este concepto es amplísimo y no está suficientemente discutido y explorado. Las funciones pueden entenderse desde la naturaleza del Ayuntamiento como orden de gobierno. Se debe realizar varias tareas necesarias para cumplir sus fines.

Sin embargo, al observar cómo se desenvuelven cotidianamente los gobiernos municipales, es necesario resaltan por lo menos las siguientes funciones: de regulación, impositivas, de seguridad, de planeación, de fiscalización, de administración, de gestión y jurisdiccionales.

Los Ayuntamientos están llamados, a la “expansión normativa”, no a la restricción en la emisión de normas, si la competencia municipal se satisface para emitir reglamentos en determinadas materias, la reglamentación cobra una importancia relevante, ya que es el momento en que las autoridades perciben muchos de los problemas que pueden atenderse mediante regulaciones activas y racionales.

La facultad reglamentaria de los ayuntamientos se convierte en una capacidad de amplias posibilidades para brindar a la ciudadanía normas de gobierno, administración y de la salvaguarda de sus derechos y garantías ante la actuación de las autoridades municipales. *NI*







0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo