• nuevaimagendigital3

*La obligación del cuidado del Medio Ambiente.

La idea de los derechos ambientales (por ejemplo, el derecho al agua limpia o a un medio ambiente sano) surgió principalmente como resultado de la conciencia social sobre la contaminación y los efectos del desarrollo industrial en los seres humanos.

Se entiende por medio ambiente el compendio de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y en un momento determinado que influye en la vida material y psicológica del hombre.

El medio ambiente, en relación con las sociedades humanas, es considerado como el conjunto de espacios naturales y artificiales que entran en relación directa e indirecta con los seres vivos.

La combinación de los diferentes elementos que integran el medio ambiente, requiere de un equilibrio armónico, que les permita a los seres vivos reproducirse y desarrollarse de acuerdo a las leyes naturales.

Cuando esto no ocurre, el hombre y las demás especies pueden sufrir daños.

Con la fundación y desarrollo de los pueblos y ciudades, y la expansión de las actividades productivas, la especie humana ha modificado significativamente las condiciones ambientales, provocando alteraciones en el equilibrio ecológico por la acción de los contaminantes.

La búsqueda del equilibrio ambiental es ahora responsabilidad de la especie humana, ya que con su acción ha alterado las condiciones del medio ambiente.

El equilibrio ambiental y la conservación ecológica del territorio es también tarea y responsabilidad del gobierno municipal.

No será posible asegurar el bienestar de las actuales y futuras generaciones, si buscamos la satisfacción de nuestras necesidades destruyendo el medio que nos rodea.

Preocupación aparte porque México ocupa uno de los primeros lugares en tasas de deforestación en el mundo, de acuerdo con el Estudio de tendencias y perspectivas del sector forestal en América Latina al año 2020 – Informe Nacional México, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Entre las acciones mínimas que todo gobierno municipal deberá emprender para conservar y salvaguardar el sano equilibrio y la adecuada protección ecológica de su territorio son:

La participación social y la protección del equilibrio ecológico son las dos premisas fundamentales de la nueva política ambiental en respuesta al deterioro y a la degradación de los recursos naturales.

Pero queda claro que la sociedad está haciendo lo suyo por preservar el medio ambiente con la finalidad de contribuir a una mayor conciencia social, mientras que el marco reglamentario ambiental carece de atribuciones propias de la sustentabilidad que fortalezcan planes y políticas.

Lo ideal es buscar un desarrollo social y humano en armonía con la naturaleza, que implica: Considerar los efectos no deseados de las políticas en el deterioro de la naturaleza. Construir una cultura ciudadana de cuidado del medio ambiente. Difundir la idea de que el bienestar y el desarrollo, sólo son posibles si existe en equilibrio con la naturaleza.

La protección del medio ambiente es una responsabilidad que debemos compartir los sectores público, social y privado. Sin embargo, en el ámbito de la autoridad municipal recae la responsabilidad de dirigir y coordinar las actividades para prevenir, controlar, evitar o atenuar los impactos negativos sobre el medio ambiente.

Para este efecto, la gestión ambiental y la planeación deben fundamentarse en el uso eficiente de los recursos. Esto incluye la elaboración de planes de aprovechamiento y conservación del ambiente, así como la disposición y el control de los recursos, estableciendo metas para el corto, mediano y largo plazos.

Instar a las autoridades, así como a la sociedad en general, a crear conciencia sobre la importancia de preservar el medio ambiente en nuestros municipios, y alerta sobre los riesgos que, de no atenderse, pueden generar grandes pérdidas del ecosistema.





38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo