• nuevaimagendigital3

La inundación también los dejó sin clientes

*Es lo que narra la dueña de una estética que estaba en la calle 16 de Septiembre, la cual ahora luce casi siempre vacía.

*Su arrendador le duplicó la renta y tuvo que cambiarse de lugar; ella como otros más espera que se concrete el crédito que tramitaron.


Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA


Doble pérdida tuvo esta joven tulense luego de la inundación del 6-7 de septiembre del año anterior. Perdió todo en su negocio, una estética que comparte con dos personas más, y también se quedó sin clientes, pues asegura que ahora la calle 16 de Septiembre luce casi siempre vacía.

Ahora es poca la gente que camina por esa calle paralela a las vías del tren y que quedó cubierta de aguas negras durante la noche del lunes 6 de septiembre y la madrugada del 7; cuenta que su local rentado permaneció bajo el agua durante cuatro días.

Gissel Maya Aguilar, vecina de Cruz Azul, narró ante este medio de comunicación su experiencia como comerciante en este caso de un servicio que recuerda era muy solicitado hasta antes de la inundación. Hecho que le pegó sobremanera a ella, a su hermana Karla Fernanda y a otro socio.

Como si fuera poco, en diciembre anterior su arrendador les incrementó la renta al doble, en vez de pagar 2 mil les pidió 4 mil pesos porque vio que en diciembre les estaba yendo bien.

En definitiva, sin clientes no podían cubrir esa cantidad; porque reconocen que sin el IMSS sobre la calzada Melchor Ocampo toda esa zona se vino abajo en cuanto a la afluencia de personas.

Prefirieron cambiarse de local, sí un poco más caro, pero con mayor flujo de gente, en la avenida hacia Jalpa. Ahí esperan recuperarse de la pérdida de más de 100 mil pesos; porque de ayuda del gobierno únicamente recibieron una estufa, un colchón y una base de cama.

En cambio, su abuelito de nombre Manuel Aguilar Hernández, también con un local en la calle 16 de Septiembre, no recibió nada y además tampoco fue aceptado como beneficiario para obtener un crédito debido a su edad.

Él - su abuelo- vende aparatos médicos y días antes de la inundación había recibido mercancía nueva que perdió: camas, oxígeno oxímetros, etc. Y para recibir apoyos les pedían facturas y documentación, sin considerar que entre las pestilentes aguas negras quedó sepultado todo, hasta una caja fuerte que mantenían en el negocio.

Emocionalmente la familia Maya Aguilar estuvo muy mal y apenas se van levantando, por ello Gissel le apuesta al crédito que se comprometió a entregarles el Instituto Hidalguense de la Competitividad Empresarial desde diciembre. Ella junto con su hermana asistieron a la reunión de información con la Canaco Tula.

Muy lenta la recuperación económica

Ahí la presidenta del organismo. Esthela Moreno Cornejo, les informó que en una o dos semanas podrían recibir el recurso, de acuerdo con lo que le informó la Secretaría de Desarrollo Económico. Pero en la reunión salieron a relucir quejas por parte de los comerciantes por cuanto al papeleo y las idas a Pachuca que han tenido que realizar.

La Canaco Tula sirvió de intermediaria para recibir el crédito y logró colocar 30, aunque se sabe que son muchos más los inscritos porque se habló de un presupuesto para prestar de 3 millones de pesos. Los créditos iban de 15 a 50 mil pesos, sin réditos, pero al final les autorizaron en algunos casos sólo la mitad.

La presidenta de la Canaco reconoció que la recuperación económica ha sido lenta porque muchos comerciantes lo perdieron todo y para los pequeños es complicado levantarse; considera que necesitarán todo el 2022 para más o menos ir saliendo, y pidió tomar en cuenta que el gobernador Omar Fayad ya se va.

Exhortó a los comerciantes a reunirse con los precandidatos a gobernador para que conozcan sus necesidades y ver de qué manera los van a apoyar cuando alguno de ellos llegue a la gubernatura de Hidalgo. *NI*




30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo