• nuevaimagendigital3

La disputa por el control de las cosechas del maíz en el distrito de riego 03 Tula

Para Yemina M

(Para impugnar con eficacia a los de arriba,

hay que aprender de los de abajo)

Luis Javier Garrido


Escribo el presente justo a la mitad del mes de octubre; es decir, cuando están en apogeo las cosechas de maíz en la región y generalmente se le mira a los campesinos estar contentos. Por cuestiones personales he estado sin salir del municipio de Tezontepec, mi tierra. De tal manera que escribo lo que veo en ese microcosmos, sin atreverme a generalizar. La bodega rentada por la Secretaría de Agricultura están los mismos operadores que hace dos años hacían su agosto en las cosechas de maíz, sólo que entonces se movían en la iniciativa privada, en esencia son los mismos que también hacían propaganda a favor del viejo régimen.

Hay que decirlo, como iniciativa privada fueron muy eficaces. Hoy se volvieron absolutamente ineficientes, torpes, casi idiotas. La bodega luce limpísima, digna de un salón de fiestas, previo a la fiesta de una quinceañera, cuando la actividad febril la hace un lugar de tamo, polvo y granos por todos lados, no se paran ahí ni las moscas, ningún productor ha llevado absolutamente nada ni siquiera un grano de maíz.

Pero eso si el gobierno federal lleva pagando alrededor de un año, renta y pagos al personal que se la pasa bostezando todo el día, el personal de esta bodega parece más preocupado por atinarle a quien de sus chapulines impresentables del viejo régimen le van a dar su apoyo para la próxima gubernatura.

Digresión: hará unos ocho años, cuando aún era posible que a Juan pueblo se fuera a disfrutar a las 2 de la mañana en el agua termal de Tezontepec, lugar de baño sabroso y donde nos enterábamos de los sucesos, la política, los chismes, los chistes, los mitos y leyendas y de algunos retazos de memoria historia fragmentaria entre los lugareños. Me tocó escuchar el diálogo entre dos campesinos veinteañeros "(tú Güey, sigues en la cosecha con el grupo de los agachados" -Ya no, contestó el aludido: "todavía el año pasado, con lo de las cosechas me compré mi cama y mi radio. Ahora nomás veo pasar la pinche panza verde y mi deshojador se está emboxhjuando (oxidando) en la pared. Ya nadie nos ocupa)".

Frenéticamente, todos los días suben y bajan "las panzas verdes", quienes una hora cosechan una hectárea de maíz, sus dueños también del viejo régimen que se mueven bajo el manto protector de Osorio Chong, Murillo Karam o de Guadarrama viajan, felices en su jeep o en sus camionetas Ford platino último modelo y le dicen al productor "te doy el mejor precio, no te descuento humedad ni impurezas, como lo de las bodegas del gobierno". Todos caen redonditos. Mientras ellos lucen felices, desde hace un año el kilo de tortillas cuesta aquí 20 pesos y el cuartillo de maíz a 13 pesos.

Regreso: en efecto, yo sostengo que la máquina trilladora (un portento tecnológico gringo) es altamente desplazador de la mano de obra campesina, destructor de antiguas tradiciones de acción de gracias al cosmos. Conservadoramente una máquina de Juan J. venado desplaza alrededor de 200 trabajadores por día, es también la primera fase de concentración de la economía capitalista en el campo, las semilleras transnacionales, los fabricantes de agroquímicos, los volteros, la báscula, y empresas internacionales como Cargill se llevan la tajada del león y algo le salpica al mediano y pequeño productor.

El gentío que ayer servía de relleno escenográfico el viejo sistema es hoy una especie de fantasma sin historia ni nombre ni apellido, un simple pepenador que con sus perros igualmente famélicos buscan ansiosos a ver si sale un conejo de la milpa del maíz para comerse algún taquito de carne. La distancia y el tiempo abren sus fauces para que se lo trague el olvido.

Todo esto sin embargo no es obra de la casualidad ni un presagio del tiempo. Habría que recordar que el 29 de enero del 2020 el actual secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard Casaubon, en lo oscurito, fue literalmente a Dallas... A Estados Unidos a firmar la tercera fase del Tratado del Libre Comercio ahora conocido como T MEC en el que se profundiza la explotación y todo tipo de destrucción para la economía del campo mexicano; garantizando secrecía y manos libres al grupo de Wall Street, comandados por los texanos tejados a quienes el historiador Gore Vidal define como son "las peores personas del mundo: los hombres del petróleo, del gas, de la guerra y finanzas; son los ladrones y asesinos de Texas".

Así, el descendiente de franceses que se maneja como un subproducto histórico de la guerra de los pasteles ya se siente presidenciable e intenta presionar a López Obrador para que le herede la silla, para ello gente como el doctor Alzatti van a empezar a echar a andar la teoría del péndulo en su momento. Recordemos también que Ebrard pertenece al establo de Salinas de Gortari y lleva en las ancas el fierro de la casa de Agua Leguas.

Lo relatado se inscribe en este contexto, creo en la buena fe de nuestro presidente; sin embargo, necesita revisar con cuidado la verdadera personalidad de interés de gentes como la del nefasto secretario de Agricultura Víctor Manuel Villalobos Arámbula, cuya habilidad mayor es la de haber sido un excelente parásito de los programas de Procampo y una nulidad como productor en Tamaulipas.

Tiene como director Segalmex al inefable Ignacio Ovalle Fernández, uno de tantos coautores de la desgracia indígena nacional, es parte del grupo que hizo estallar al zapatismo en el sureste mexicano. En esa área la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades en el destino de 3 mil 396 millones de pesos.

Por eso cuando oigo decir al más alto nivel “el neoliberalismo ha muerto"... no me queda más que recordar el clásico... "el muerto del que vos habláis goza de cabal salud".

SABINO JUÁREZ CORONA



0 visualizaciones0 comentarios