• nuevaimagendigital3

Han privilegiado la velocidad sobre el espacio: Dean Chahim

*En la infraestructura hidráulica para evitar que se inunde la Ciudad de México.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA


Dean Chahim, autor del artículo publicado en el Washington Post sobre la tragedia de las inundaciones en Tula en la que habla de que se trató de una decisión política, participó en un foro titulado “El Valle del Mezquital, de la crisis socio ecológica a la construcción de la esperanza”, organizada por el Centro Tulish Balam y moderado por Raúl Pérez.

Durante su ponencia, el antropólogo, ingeniero civil e investigador post doctoral de la Facultad de Arquitectura de la universidad de Princeton, comentó que al gobierno le gusta decir que lo ocurrido en Tula fue por un fenómeno natural, pero en su opinión había otras alternativas. De acuerdo con sus estudios relacionados con el drenaje, sabe que hay una relación entre el espacio y el tiempo.

De ahí que el flujo del agua esté establecido por la velocidad * área (Q=v*a); es decir, que se requiere de más espacio y más tiempo para regular ese flujo. De ahí que requieran vasos reguladores temporales para no usar las calles de zonas con menor plusvalía como lo sostuvo en su artículo del Washington Post.

Antes tenían la evapotranspiración, explicó, pero ahora es una lucha constante para no volver lago a la ciudad de México y en un espacio pequeño la velocidad del agua debe ser mayor. Los dos túneles que conducen las aguas hacia el Valle del Mezquital, comentó, son pequeños porque la política del drenaje prioriza siempre la velocidad y no el espacio para almacenar agua.

Es decir, que salga lo antes posible el agua de la zona metropolitana en lugar de retenerla en vasos reguladores porque se ha preferido urbanizar todo. Recordó quien ha escrito sobre la historia del drenaje del Valle de México que primero se construyó el sistema del drenaje profundo, después el Túnel Emisor Central y luego el Túnel Emisor Oriente; pero antes el Gran Canal durante el porfiriato.

Toda esa infraestructura ha tenido el objetivo de evitar las inundaciones de la Ciudad de México y por los problemas de su hundimiento causado por la sobreexplotación de los mantos acuíferos, detalló el académico. Habló sobre la creación en los años cincuenta de la comisión hidráulica de la cuenca del Valle de México.

Y también, en base a lo investigado, mencionó que desde 1948 Nicolás Durán y Alfredo Becerril consideraron las aguas de lluvia como un don de inapreciable valor. Y desde 1958 se hicieron esfuerzos para evitar perjuicios por inundaciones, pero seguía creciendo la ciudad y sin dejar lugar para almacenar el agua.

En ese mismo año, 1958, se decidió enviar las aguas a Xalostoc, en Ecatepec, para salvar al entonces Distrito Federal. Por ello se pensó en el sistema de drenaje profundo y fue la comisión hidrológica la que se opuso a la obra por el gran desperdicio del vital líquido que significaba.

Proponía la comisión llevar el agua por bombeo al lago de Texcoco, pero no se hizo así y en los setenta se decidió enviar las aguas residuales al Valle del Mezquital donde se aprovecha en la agricultura. En los dos mil continuó el problema y por ello se construyó el TEO para aumentar la velocidad, sin pensar en aumentar el espacio en zonas urbanas. *NI*




0 vistas0 comentarios