• nuevaimagendigital3

Endurecen medidas contra comerciantes en Tula

*Clausuran con la Ley de Ingresos bajo la mano y apegados, dicen, al horario que marca las licencias de funcionamiento.


Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA


Existe inconformidad entre las personas cuyos negocios han sido clausurados por parte del área de Reglamentos de Tula, también por los altos costos de las licencias de funcionamiento, así como los requisitos que piden para la renovación de estas.

Respecto a ello el alcalde Manuel Hernández Badillo asegura que están apegados a la Ley de Ingresos en cuanto a los cobros y que lo único que hace el área respectiva es actuar conforme a los lineamientos por ejemplo en cuanto a horarios y dijo que la medida va para todos.

Entrevistado antes de la conferencia de prensa en la Cámara de Comercio de Tula, donde se habló precisamente del tema de las clausuras de negocios y altos costos de las licencias, el presidente municipal comentó que la ciudadanía y en este caso los comerciantes tienen que apegarse a la ley. Y que si hay una clausura ilegal que la denuncien.

En la conferencia de prensa en la Canaco, encabezada por la presidenta Estela Moreno y Rigoberto Aguilar Zavala, se refirieron al tema porque recibió varias llamadas en días anteriores de comerciantes que se quejaron por las clausuras, la más ventilada fue la de la tienda Arlequín, sucursal ubicada frente al mercado municipal en la calle Morelos.

Llegaron a la clausura la semana anterior personal de Reglamentos acompañado por policías municipales, pero de acuerdo con los videos que existen sobre ese momento, los encargados de la tienda se oponían a la colocación de los sellos, con el argumento de que sólo estaban trabajando y no robando.

Uno de los dueños de la tienda Arlequín, Alberto Cruz, se presentó en la conferencia de prensa y argumentó que se opuso a la clausura porque no es justo que ellos les sancionen mientras que a otras tiendas las dejan trabajar hasta más tarde. No se puede comparar con la cantidad de empleados y ventas de tiendas como Aurrerá y Soriana, argumentó.

Dijo que pretendieron cobrar casi 10 mil pesos por cada sello colocado en su tienda, lo que daba una cantidad de poco más de 50 mil pesos, pero al final de cuentas pagó 10 mil en total para poder continuar con su negocio abierto. Le dijeron que para tener horas extras después de las 8 de la noche por la licencia debe pagar 60 mil pesos.

Recordó que antes se extendían más allá de las 8 sin problema y ahora los restringen. En la misma situación se encuentra el comerciante Alfredo González, quien aseveró que su venta mayor la realiza después de las 20 horas, por los trabajadores que llegan a comprarle después de salir de trabajar.

Se quejó del endurecimiento de los requisitos para la renovación de licencia, porque les piden el comprobante del pago de predial y de agua, pero renta el local y su casero no le quiere prestar esos documentos. Con estas medidas, dijo, los están orillando a cerrar sus negocios.

Estela Moreno aclaró que no está en contra del presidente municipal, pero es claro que lo que están haciendo es correr al comercio de Tula; por ejemplo, Waldos que ya cerró también la sucursal de la calle Morelos, luego de que ya no pudiera abrir tampoco la de la Calzada Melchor Ocampo donde tuvo pérdidas totales por la inundación.

Tula aún no se recupera, dijo la presidenta de la Canaco, secundada por Rigoberto Aguilar, precisamente por la inundación y la pandemia, por lo que no es justo que ahora existan estas medidas del gobierno local. Y por ello está dispuesta a reunirse con el alcalde Manuel Hernández para hablar de este y otros temas, lo cual ocurrió el lunes 14 de marzo, pero se desconocen aún los acuerdos. *NI*




619 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo