• nuevaimagendigital3

En el abandono, acceso a fraccionamiento en El Salitre

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

Lejos quedaron las manifestaciones que hace ya ocho años protagonizaron ejidatarios en contra del fraccionador de Villas del Salitre Andrés Arteaga Estrella, en la que incluso hicieron venir a Tula de personal del entonces Consejo Estatal de Vivienda.

La queja de los ejidatarios y vecinos de entonces era que el fraccionador no había cumplido con la normativa y que invadió calles, áreas verdes, infraestructura y que no ejecutó obras de urbanización.

Hoy lo que sería una de las entradas a la zona del fraccionamiento, por el lado del bulevar Tula-Iturbe, conocida como calle Emiliano Zapata, luce abandonada y lo que se construyó como caseta de vigilancia muestra evidencias de que ha sido ocupada por indigentes, porque hay prendas de vestir y desechos diversos.

Basura, suciedad y descuido se observa por ese lado de la colonia El Salitre, la cual ha observado un crecimiento acelerado por cuanto al establecimiento de comercios y también de viviendas, e incluso todavía se siguen ofreciendo terrenos en venta.

Toda la calle está descuidada, a pesar de ser una opción para quienes quieren acceder al fraccionamiento ubicado detrás de la Plaza Boulevard, justo donde se ubican grandes tiendas como Soriana, Coppel, Elektra, Famsa y Divertiplaza con su muy visitado Cine Box, entre otras.

Esa calle también lleva a las instalaciones del SNTE que se ubican justo al final. Pero el olvido y abandono de esa arteria no parecen dar confianza para caminar o circular por el sitio rodeados por largas bardas que delimitan las propiedades aledañas.

Los vecinos prefieren entrar por la calle principal de El Salitre, llamada Tulipanes, la cual es utilizada como vía alterna para salir llegar a la Tula- Refinería y evitar el cruce del bulevar Tula-Iturbe con el acceso por el puente Métlac.

Cabe recordar que a pesar de los movimientos que se dieron entre 2014 y 2015 en torno al fraccionamiento, por cuanto a la exigencia de que el fraccionador cumpliera con la normativa para atender los temas de los servicios y urbanización, se siguieron y siguen construyendo casas.

Como dato se tiene que existía un plano autorizado al fraccionador, emitido por el Instituto de Vivienda Desarrollo Urbano y Asentamientos Humanos (Invidah), que después se convirtió en la Comisión Estatal de Vivienda.

Durante el gobierno Jaime Allende, la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial a través de la Subsecretaría de Ordenamiento Territorial solicitó a la sindicatura jurídica del Ayuntamiento de Tula su apoyo para evitar que el municipio autorizara nuevas construcciones en el fraccionamiento hasta que el fraccionador cumpliera sus obligaciones. *NI*



73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo