• nuevaimagendigital3

*Elena Delfina Garro Navarro.

Por Dora Martínez

Nació en Puebla en 1916, hija de los españoles José Antonio Garro Melendreras y Esperanza Navarro; polifacética y creativa escritora, considerada renovadora en la literatura fantástica, destacada precursora del realismo mágico fue guionista, periodista.

Como escritora hizo crónica, novela, teatro, ensayo, guiones de cine, sus obras más importantes fueron sobre poesía. Entre ellas: La culpa es de los tlaxcaltecas, La semana de colores, Andamos huyendo Lola. Como guionista de Sólo de noche vienes, basada en los cuentos de La culpa es de los tlaxcaltecas.

Su vida fue opacada por la sombra de Octavio Paz con quien se casó en 1937, aunque existen diferentes historias sobre su matrimonio; una es que fue llevada con engaños al registro, siendo menor de edad.

La historia de su casamiento narrado por ella:

Aquella mañana de 1937 tenía un examen de latín, Octavio y sus amigos la llevaron al registro y le votaron sus libros bajo una escalera; le dijeron que cuando le pidieran su fecha de nacimiento no contestara, todo pasaba muy rápido.

Subimos a un despacho donde un hombre de gafas leyó un texto aburrido y sin calidad literaria, el cual me enteré después era la Epístola de Melchor Ocampo.

Casi una orden militar dijo: ¿pónganse de pie, que están cansados?, resultó ser el Lic. Próspero Oliveros Sosa, el juez casamentero de la Ciudad de México.

¡Firmen aquí!… y firme… tenía prisa de regresar a presentar mi examen de latín, Paz y sus amigos me lo habían prometido que estaría a tiempo. ¡Nunca llegué! ¡Nunca! Pensaba en el examen y no escuché la pregunta de la fecha de nacimiento. Por eso el acta tiene otra edad en la que soy más grande.

El fin era ir a Valencia, pero no quería ir con él, sólo Paz tenía interés de ir al segundo congreso de escritores…cuando regresé a casa, mi padre me echó porque Paz dejó un recado donde decía que en la noche pasaría por mí y que si no lo hacía aplicaría la ley 33 para expulsar a mis padres del país. Mi madre se escondió un mes en su casa mientras sucedía lo del viaje a España y su abuelo odiaba a Paz, por lo que tramitó la nulidad del matrimonio mostrando que era menor de edad.

En 1948 tuvieron a su hija Laura Helena Paz Garro; después en 1951 se divorció de Paz y se fue a vivir a Japón. Y desde 1959 al 63 vivió en Nueva York; en el año 1964 regresó a México para recibir el Premio Xavier Villaurrutia por su obra Los recuerdos del porvenir; pasó 20 años en el exilio después de la matanza de Tlatelolco.

Murió en 1998 en su casa de Cuernavaca víctima de un paro respiratorio. Con un poco más de ocho obras de teatro, cuatro cuentos y 11 novelas, culminó la vida de Elena. *NI*




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo