• nuevaimagendigital3

*EL TEPONAZTLI DE TULA.

Por Carlos Hernández Reyes

Investigador del Centro INAH-Hidalgo

Los teponaztlis son tambores horizontales que se labraban ahuecando el tronco de un árbol de manera compacta y dura y que empleaban los antiguos mexicanos en sus festividades y ceremonias religiosas e incluso en la guerra. Estos instrumentos musicales de percusión han sobrevivido en varios lugares de México, principalmente en la región comprendida entre los estados de Hidalgo, Veracruz y Puebla.

Para hacer el teponaztli se ahuecaba longitudinalmente la parte que le ha de servir de asiento dejando a ambos lados o extremos un cabezal de apoyo para el instrumento y para las lengüetas. El ahuecamiento forma la caja acústica del teponaztli y en la parte superior por medio de dos incisiones longitudinales y una transversal que las divide aproximadamente en el centro se forman dos lengüetas; éstas al ser golpeadas por medio de dos baquetas que tienen su extremidad forrada de hule producen el sonido.

Según el investigador norteamericano Marshall H. Saville hasta hace algunos años en Tula se conservaba un teponaztli que era propiedad de don Perfecto Mendoza. El teponaztli de Tula mide 49.9 cm de largo por un diámetro de 13.3 cm a 16.5 y que según el investigador Antonio Peñafiel está construido de madera de sabino y tiene un espléndido relieve tallado con un personaje que parece representar al dios del canto y de la danza ataviado con adornos de elaborados plumajes, pero advierte que no tiene el teonacochtli u orejera característica de estas deidades.

El personaje empuña con la mano derecha un hacha de cobre adornada en los extremos del mango de ondulantes atados de plumas y en la izquierda una especie de abanico con tres trenzas con los extremos terminados en un par de plumas; viste un sencillo máxtlatl y de su nuca se proyectan horizontalmente un adorno de plumas formado por un disco, otra forma oval y una especie de penacho de siete plumas cortas y dos largas. Casi frente a la boca según Saville aparece el símbolo de la palabra con complicados motivos no identificados.

En cuanto a la identificación de este personaje los investigadores Daniel Castañeda y Vicente T. Mendoza por los atavíos de esta figura se trata en realidad de Tepoztecatl el dios del pulque. Informan estos autores que existe una copia exacta del teponaztli de Tula en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

(Teponaztli de Tula. Según Marshall H. Saville, 1925. Pl XXXIII)



23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo