• nuevaimagendigital3

*EL DÍA DE SAN ANTONIO DE PADUA.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.


Era 13 de junio a mitad de la década de los 90, muy temprano una compañera de trabajo me sorprendió al pedirme que le regalara una moneda, la de más baja denominación que trajera en la bolsa, a otra compañera; al ver mi expresión de azoro no le quedó de otra que explicar sus razones. Les decía que era 13 de junio, día de San Antonio de Padua, así que la tradición dictaba que, aquel o aquella que deseaba encontrar el amor, debería de recibir, sin pedirlas directamente, 13 monedas regaladas, de trece personas distintas, todas ellas solteras o solteros y llevarlas a ofrecer a San Antonio para pedirle su intercesión para lograr su objetivo.


Para ese momento otra compañera se había agregado al grupo de recaudación de las 13 monedas en comento y les ofrecí una moneda de cinco pesos, que ellas rechazaron e insistieron en que debería de ser de la más baja denominación; hurgué en las bolsas de mis pantalones y hallé un tostón que les entregué y felices siguieron su campaña sin antes agradecer mi buena disposición. Creo que mi compañera logró su objetivo, pues al poco tiempo andaba de novia con otro buen amigo.


Esa fue la primera ocasión que viví de cerca el culto que en la Ciudad de México se profesa a San Antonio de Padua. Padua es un lugar cercano a Lisboa, la capital de Portugal, la fiesta de San Antonio se celebra cada 13 de junio, fecha en la que se conmemora su fallecimiento en el año de 1231. Ingresó a la vida clerical en la orden de los agustinos y en 1220, hace 800 años, conmovido por la muerte de tres frailes franciscanos en Marruecos, decidió cambiarse a la orden de los franciscanos, adoptando el nombre de Antonio en honor de San Antonio Abad, santo patrono de la ermita en la que el fraile ejercía.


Antonio conoció a San Francisco de Asís en 1221 durante el capítulo general de Asís y al conocerse las dotes de buen orador y predicador, el propio San Francisco le encargó impartir cátedra a los integrantes de la orden de frailes menores y combatir la herejía. Por sus dotes y sabiduría, San Antonio fue llamado “Arca del Testamento” por el papa Gregorio IX; se decía que multitudes acudían a escuchar sus prédicas realizadas a campo abierto por no caber en los templos. Antonio murió de hidropesía en el convento de las monjas clarisas pobres en Arcella, en su camino hacia Padua. Fue canonizado antes de cumplirse el primer aniversario de su fallecimiento.


13 de junio del año de 2001, camino a mi centro de trabajo pasé por el templo de San Antonio de Padua ubicado en la Avenida Hidalgo, atrás del palacio de Bellas Artes, frente a la alameda central de la Ciudad de México; al mirar abierto el recinto desde temprano decido pasar un momento a agradecer por la vida; estacionados sobre la Avenida Hidalgo era notable la aglomeración de lujosos autos cuyos uniformados choferes cargaban hermosos y grandes ramos de flores, acompañando a sus jefas: elegantes y jóvenes mujeres que parecían salidas de una revista de modas de tan bellas que eran. Una tras otra ingresan al templo a dejar su ofrenda, reflexiono si requieren de la ayuda divina para encontrar el amor, supongo que su objetivo es muy particular y específico. Al contar mi vivencia a mis compañeros de trabajo, éstos deciden ir por la tarde, a la hora de la comida, para atestiguar lo que he comentado, regresan asombrados. Entre los exvotos y ramos no podían faltar las imágenes de San Antonio puesto de cabeza. La escena se repitió año tras año, durante el tiempo que trabajé a un lado del conocido templo, supongo que todo sigue igual, pues la fe traspasa la barrera del tiempo.


Hace una década otra compañera de trabajo me brindó un hermoso regalo en mi cumpleaños, una pequeña imagen y una reliquia de segundo grado de San Antonio de Padua, traída desde la mismísima basílica de San Antonio de Padua por una de sus hermanas, que fue a conocer y a pasear por Italia. Quedé impactado, a punto de las lágrimas de felicidad. El pasado sábado, al ver la preciosa imagen de San Antonio cargando al niño Jesús, pasaje de su vida que narra la aparición del niño Dios, no pude evitar recordar con cariño ese sublime momento.


El mismo sábado al filo del mediodía partimos a escuchar misa al templo de San Francisco de Asís en Tepeji, en acción de gracias por la graduación profesional de Etna Yoselín, sobrina de mi esposa que, feliz escuchó en voz del padre Miguel la homilía que sobre la libertad enseñó San Bernabé, cuya festividad se celebraba ese día. Antes de entrar al sagrado recinto le comenté a Gabi que hacía medio siglo que no iba a ese templo, pues la primera y única vez que había ido fue en la misa de acción de gracias por la graduación como enfermera auxiliar de mi hermana Guille en la academia de la maestra Zavaleta, quien vivió más de un siglo, su academia ocupaba una antigua construcción de dos plantas con un enorme patio interior sobre la Avenida Hidalgo de Tula; ese inmueble hoy ha desaparecido, pero como referencia se encontraba casi enfrente del restaurante Casa Blanca.


Al estar en el templo de San Francisco de Asís de Tepeji es inevitable admirar su espléndida arquitectura, la bóveda de cañón corrido, el coro apoyado en tres arcos, la imagen de San Francisco y el arte pictórico virreinal, cuyos cuadros adornan las gruesas paredes del templo fortaleza, realizados por famosos autores del virreinato como Juan Correa y Francisco Martínez, conocido dorador y pintor, él doró el altar mayor de la catedral metropolitana. También hay arte novohispano de autores desconocidos. Por supuesto, llamó mi atención un cuadro de San Antonio de Padua y recordé que estábamos a un par de días de celebrar su festividad.


Si no ha ido al templo de San Francisco de Asís en Tepeji dese un tiempo y disfrute del arte virreinal que se respira en cada uno de sus rincones, sobre todo los cuadros del fundador de la orden de frailes menores y el de San Antonio de Padua. Al concluir su visita no deje de pasar a comer al mercado, ubicado a media cuadra de distancia, la comida es exquisita y de precios muy accesibles, verá que lo va disfrutar. *NI*




34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo