• nuevaimagendigital3

*Días de fiesta.

Esta semana en Tula son días de fiesta, después de dos años de pandemia toca regresar a una normalidad controlada en la que todas y todos debemos ser responsables y acatar las disposiciones bajo las normatividades vigentes de convivencia en el país y el estado.

Me gusta mi ciudad en estos días en los que podemos disfrutar en familia y con los amigos las diferentes atracciones que hay en el centro, desde los pabellones artesanales hasta la tradicional carga de energía en la Zona Arqueológica, que, al fin, estará abierta al público en estas fechas.

Si viene a Tula, consuma local, dé una vuelta por la Catedral y disfrute de una caminata por el andador turístico donde, sin duda, encontrará algo rico qué comer o botanear. Previo a Semana Santa es un buen momento para visitar algún balneario cercano para culminar en la explanada de presidencia disfrutando de unos buenos pasos de baile con el grupo en turno.

Este año, además, las festividades se enmarcan con un Maratón que promete mucho, y mire, sabemos que la administración local no está en su mejor momento, pero le propongo hagamos una tregua estos días y presentemos a Tula con la mejor cara que como ciudadanos nos distingue: amables y educados para que los que nos visitan se queden con un buen sabor de boca y regresen pronto… ya luego evaluamos y reclamamos a la autoridad lo que hizo falta en estos días patronales, aunque, al menos, sería bueno que considerarán tener módulos turísticos en la Zona para redireccionar a los paseantes al centro de la ciudad.

Tula, aunque no lo crean es una ciudad que tienen mucho que brindar a sus visitantes, cada rincón de la ciudad está enmarcada de historia, además, caminamos sobre ella porque los vestigios arqueológicos están en todos lados, no hace más de 30 años cuando éramos pequeños aún se podía encontrar obsidiana y si teníamos suerte y escarbabas bien, una pieza artesanal antigua en el camino hacia los Atlantes.

Coma, camine y disfrute de los comercios del Mercado Municipal, del Tianguis y de nuestros artesanos, compre una pieza de lapidaria para su casa (una réplica pequeña de un Atlante sería lo ideal), recuerde también buscar una buena foto en la antigua estación del tren, suba a los petrograbados de la Malinche, si hace algún tipo de sanación o carga de energía no olvide recoger lo que ocupó, por lo que más quieran no lo dejen ahí, nadie lo recoge y aunque sea algo espiritual, al final se vuelve basura y vuela por toda la ciudad dando mal aspecto.

Ponga atención a los murales que hay en la ciudad, desde los que están en el Teatro al Aire libre hasta los que existen con particulares como en la papelería Jardín, en el Tianguis y hasta en las oficinas de la Instancia de la Mujer o bien en las bardas de la secundaria Tollan.

Los invito el domingo y después de echar varias porras a los corredores, visitar Michimaloya y buscar un buen pollito en penca para recargar energías, si su gusto es la carne una barbacoa en Xitejé de Zapata o bien visite nuestros restaurantes gourmet a la salida de la ciudad con platillo únicos que le encantarán.

Tula: ciudad milenaria, espejo del cielo, te espera estos días de fiesta con los brazos abiertos y un sinfín de actividades para toda la familia… ¡Qué comience el puente!

Mis redes sociales abiertas para usted Magda Olguín en FB y @malenitaol en Twitter e IG. *NI*


38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo