• nuevaimagendigital3

Con deficiencia el plan hídrico para el río Tula.

*Así lo considera experto tulense. No es de largo plazo, cuestiona.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

Como un proyecto tardío, incompleto y que sólo mitigará dos o tres temporadas de lluvias además de la de este 2022, calificó al plan hídrico para el río Tula que contempla Conagua luego de que fuera inundada la ciudad, el ingeniero Herminio Morales González, quien conoció de cerca el anterior proyecto que fue cancelado y que invitado por el regidor Ricardo Baptista platicó con medios de comunicación.

En conocido restaurante del centro de Tula, este lunes 31 de enero el ingeniero comentó que luego de revisar el proyecto al igual que lo hizo el también ingeniero Carlos Paillés, concluyó que sólo se considera en el plan el 80 o 90% de lo afectado por la inundación; no es de largo plazo sino a cuatro o cinco años nada más.

No da una solución integral para que ya no lleguen aquí aguas residuales y que los emisores sólo se utilicen en caso de emergencia. Porque muchos quieren ver de nuevo al río Tula como un arroyo de agua limpia. No contempla tampoco el desazolve de las presas ni del drenaje municipal, aunque de ello se deben encargar de manera local, comentó el regidor Ricardo Baptista.

Tampoco hay un plan de emergencia para zonas como Denguí, Rancho Chapultepec, la curva en la UHP, colonia 16 de Enero y otras. Además, Herminio Morales comentó que van un poco retrasados en cuanto a la calendarización y no consideran qué van a hacer si no concluyen la obra antes de la temporada de lluvias de este año.

Se precipitaron en realizar el proyecto, considera el ingeniero, porque incluso, en comparación del anterior proyecto, no contemplaron la información del Instituto de Ingeniería de la UNAM. No se sabe bien qué pasó con el resto de los 1600 millones de pesos no invertidos con la cancelación del anterior proyecto, porque sólo se ocuparon entre el 20 y el 30% de esos recursos.

No se sabe tampoco cuánto costarán las etapas del plan hídrico que en fechas habla de acciones a concluir en el 2023. El programa de trabajo contempla el desazolve y ampliación del río Tula que inició el 31 de diciembre del 2021 y deberá concluir el 30 de junio del presente año, con la ejecución de trabajos en una primera etapa, el proyecto ejecutivo en una segunda junto con la ejecución de la obra.

En cuanto al protocolo de operación se concluye el 31 de marzo del presente año y las estaciones de medición el 30 de junio. Y la rectificación y revestimiento del río Tula, el proyecto ejecutivo se concluye a finales de febrero, la actualización de cartera debió terminar el 31 de enero, la ampliación de recursos el 278 de febrero, la licitación de obra el 30 de abril y la ejecución de la obra inicia en noviembre de este 2022 y culminará en abril el 2023.

El regidor Ricardo Baptista comentó que hace apenas unos días recibió el proyecto que solicitaron conocer y que comenzó una serie de reuniones para que lo conozcan, en este caso los medios de comunicación, y se pronunció a favor de que el Ayuntamiento tenga un representante técnico para conocer los avances.

El plan contempla el retiro del puente de las Tres Culturas y la modificación de otros como el Zaragoza, el Métlac y Melchor Ocampo, aunque deja fuera el de fierro del ferrocarril que se convirtió en un cuello de botella durante la inundación y por ello se anegó la calle Manuel Doblado. Si bien habla de la necesidad de retirar edificaciones y árboles, estos últimos no son tantos como se contemplaba en el anterior proyecto. *NI*



11 visualizaciones0 comentarios