• nuevaimagendigital3

*CINCO SIGLOS DE LA LLEGADA A TULA DE FRAY ALONSO RENGEL O RANGEL.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.


El 13 de mayo de 2024 se cumplirán quinientos años de la llegada a lo que ahora es México, de los primeros 12 frailes franciscanos, quienes fueron llamados “los 12 apóstoles de la Nueva España” a similitud de los apóstoles de Jesús. En “La historia verdadera de la conquista de la Nueva España” su autor, Bernal Díaz del Castillo, narra vívidamente la recepción que tuvo lugar en la entrada de la ciudad capital, pues venían caminando desde Veracruz, descalzos, con los hábitos en girones y muy flacos.


Los mexicas y sus señores, entre ellos el Huey Tlatoani Cuauhtémoc, se asombraron tanto al ver que Hernán Cortés, sus lugartenientes y toda la tropa española recibía con mucho amor, hincados, besando los hábitos a Fray Martín de Valencia, el primer superior en la Nueva España de la orden de los llamados frailes menores; Fray Francisco de Soto; Fray Martín de la Coruña; Fray Toribio de Benavente o Motolinía; Fray Francisco Jiménez Cantó; Fray Antonio de Ciudad Rodrigo; Fray García de Cisneros; Fray Luis de Fuensalida; Fray Juan Suárez; Fray Andrés de Córdoba; Fray Juan de Palos y Fray Juan Ribas, cuya misión fue fundar la “custodia del santo evangelio” y posteriormente la Provincia.


En el conocido libro “Monarquía indiana” de Fray Juan de Torquemada se hace una revisión de la vida y obra de los “12 apóstoles de la Nueva España” y es preciso detenerse en Fray Antonio de Ciudad Rodrigo, “quinto en el número de los doce” establece el fraile Torquemada: Este apóstol vivió en total frugalidad, trabajando en la evangelización, comiendo las tortillas y frutos que acostumbraban los naturales, bebiendo solo agua, durmiendo en el suelo; oficiando diariamente tres misas en tres lenguas, atendiendo sus servicios religiosos. Fray Antonio de Ciudad Rodrigo viajó a España y en nombre de sus compañeros se entrevistó con el Rey Carlos V para negociar que terminasen abusos y vejaciones contra los naturales de estas tierras y se liberase a quienes estaban esclavos; siendo atendidas sus quejas por el emperador, quien emitió cédulas reales y encargó a Fray Antonio cuidase su cumplimiento. Le nombraron obispo de Nueva Galicia, lo cual no aceptó y en 1529 volvió a la Nueva España acompañado por 20 franciscanos entre los que los historiadores destacan a Fray Bernardino de Sahagún.


Es menester y obligación para nuestra ciudad destacar a Fray Alonso Rengel o Rangel, otro de los franciscanos que en 1529 llegaron a la Nueva España con Fray Antonio de Ciudad Rodrigo; ya que: “Fray Alonso de Rengel fue en 1529 el primer apóstol de la Provincia de Tula…” dice el “Catálogo de construcciones religiosas del estado de Hidalgo. Tomo II”, pero también es reconocido como uno de los primeros lingüistas de la Nueva España.


En su libro “Los franciscanos y el primer arte para la lengua náhuatl. Un nuevo testimonio, el autor, Francisco Morales OFM escribe: “Más adelante, en otro texto, el mismo cronista (se refiere a Fray Jerónimo de Mendieta) nos dice que fray Alonso Rengel, que llegó a la Nueva España en 1529, "aprendió en breve tiempo las dos lenguas más generales de esta Nueva España, es a saber, mexicana y otomí, y las puso en arte, particularmente la mexicana, de la cual hizo arte muy perfecta, y sirvió muchos años a los que la aprendieron".


Y fortalece su argumento con lo siguiente: “Respecto de fray Alonso Rengel hay una anotación en una de las dos copias del Arte de Olmos que se conservan en la Biblioteca Nacional de París en la que se alude a la aportación de aquel a la elaboración de un "arte" de la lengua náhuatl. Quien puso en forma marginal dicha nota expresó: "esto está mejor en el Arte de Rengel", dando así a entender que éste existía ya antes del trabajo de Olmos (se refiere a Fray Andrés de Olmos y su obra “El arte de la lengua mexicana” publicado en 1547, que sirvió de base en la enseñanza del náhuatl a los nuevos misioneros que llegaron de España en los años subsecuentes)


En la edición digital de la revista “Estudios de Historia Novohispana” puede encontrarse el artículo “Letras para una lengua indomable. Tipografía y edición colonial en otomí” de Marina Garone Gravier en el que se puede leer: “Los franciscanos que aprendieron la lengua otomí fueron: Alonso Rengel o Rangel, Pedro Palacios, Pedro de Oroz, Francisco Campos, Sebastián Rivero y Pedro de Cáceres” citando el libro: “Los franciscanos y la imprenta en México en el siglo XVI” de Román Zulaica Gárate, publicado en 1939 en México por la editorial Pedro Robredo, en el que resume los 68 escritos impresos en la Nueva España por 22 franciscanos en el siglo XVI.


Respecto a Fray Alonso Rengel o Rangel, el libro de Román Zulaica Gárate dice: “Fr. Alonso era hijo de la seráfica provincia de Santiago de donde pasó a la Nueva España en el año de 1529. Aprendió con perfección las lenguas mexicana y otomí, y las puso en arte, particularmente la mexicana, de la cual hizo Arte muy perfecta, y sirvió muchos años a los que la aprendieron, y en la misma lengua compuso sermones muy buenos de todo el año. En la otomí fue el primero que la alcanzó a saber…y el primero también que en ella predicó la palabra de Dios…”


Y continúa: “El presbítero D. Francisco Ruiz informaba al Ilmo. Fr. Alonso de Montúfar el 24 de octubre de 1569 con respecto al pueblo de Tlilquautla: “En lo que se me manda que envíe razón del orden que tengo en enseñar la doctrina y el catecismo, digo que en cuanto a la doctrina que se enseña a los indios, ya arriba tengo declarado lo que se les enseña, que es por una cartilla en molde que compuso Fr. Alonso Rengel de la orden de S. Francisco en lengua otomí…” El autor agrega que actualmente no se conoce un ejemplar de dicha cartilla


En 2024 se celebrarán quinientos años de la llegada a esta tierra de los 12 apóstoles franciscanos. Y no menos importante será la celebración en 2029, dentro de siete años, del medio milenio de la llegada de los 20 franciscanos que trajo Fray Antonio de Ciudad Rodrigo “quinto en el número de los doce”, pues entre ellos llegó a Tula en 1529 Fray Alonso Rengel o Rangel, el primer franciscano en estas tierras, que, agrega el libro de Román Zulaica Gárate: “Fue Guardián de varios convento, y elegido Provincial en el año de 1546, y cuando se dirigía al Capítulo general de Porciúncula, cerca de Asís, celebrado en 1547 (2) murió en el mar”. *NI*




36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo