• nuevaimagendigital3

Abierta la Zona Arqueológica

*Después de casi dos años cerrada por la pandemia, este martes 9 de un grupo de polacos fueron los primeros en acceder al lugar.

Por Marisol Martínez Cruz

Sin un evento protocolario, la Zona Arqueológica en Tula abrió sus puertas al público luego de que permaneció cerrada casi dos años debido a la pandemia por el COVID 19.

En la reapertura del martes 9 de noviembre, los primeros en llegar fueron de un grupo de polacos conformado por 18 personas que llegaron a México desde tres días antes para poder conocer la cultura tolteca, aunque dijeron que era lamentable que Tula no tenga más atracciones turísticas.

También desde muy temprano llegó un maestro brasileño, quien dijo que recorre todos los sitios arqueológicos porque es muy necesario para sus estudios conocer las diversas culturas de México.

Sólo habrá acceso a 500 personas por día, y será una visita controlada, es decir, en la pirámide principal podrán estar arriba un grupo de 20 personas, en cuanto bajen podrá subir otro grupo, la recomendación es llegar bien hidratados, porque dentro de la Zona, no hay venta de comida ni bebidas.

El recorrido es de casi un kilómetro, así lo explicó Luis Alonso León Estrada, Jefe de Resguardo de Museos Culturales.

El horario es de 10:00 de la mañana a las 3:00 de la tarde, pero las puertas se cierran a las 2:00 de la tarde, por eso es importante llegar con tiempo porque, platicó el Jefe de Resguardo que no importa que haya gente afuera, se cerrarán las puertas en el horario establecido. Para el acceso habrá filtro sanitario, y se pide a la gente el respeto a los monumentos y la sana distancia; los días lunes no habrá servicio.

El costo por persona es de 75 pesos de martes a sábado y los domingos es gratuito para mexicanos, ya que los extranjeros deben pagar los 75 como se hace entre semana.

La Zona Arqueológica consta de 105 hectáreas y de monumentos ocupa casi dos hectáreas, antes de su reapertura estuvo trabajando un grupo de personas en la limpieza y la poda de los árboles, Luis Alonso León platicó a los medios de comunicación que durante las temporadas de lluvias hubo algunos deslaves y daños menores a los monumentos, pero no de gravedad, por lo que los visitantes pueden entrar con toda la seguridad.

Por su parte, los artesanos pudieron externar que se les ha comunicado que durante dos meses trabajarán un día sí y otro no, es decir, de los 40 que son, trabajarán cada tercer día.

Para evitar cualquier contratiempo, se exhorta a los visitantes planear su visita, respetar las áreas restringidas, los lineamientos sanitarios, y atender las recomendaciones y señalamientos que el personal del INAH indique durante la estancia en el sitio. *NI*



0 visualizaciones0 comentarios