• nuevaimagendigital3

*A federalizar el sistema de salud.

En días recientes el presidente López Obrador presentó el llamado plan de federalización del sistema de salud, con el que se pretende que todos los organismos públicos que tienen que ver con la salud se concentren en uno solo que sería el IMSS-Bienestar.

El secretario del ramo, Jorge Alcocer, dio a conocer que el objetivo del convenio a firmar con cada una de las entidades federativas es que en el 2024 los hospitales que están a cargo de los estados en toda la República se conviertan en nosocomios del IMSS-Bienestar para que su operación y administración sea encabezada por una institución con estabilidad y fortaleza como lo es el IMSS.

El modelo va a consistir en fortalecer lo que ya se hace en el IMSS. Modernizar la infraestructura, rehabilitar y equipar hospitales y centros de salud . De igual forma se va a contar con el personal de salud suficiente, diseñar el esquema de contrataciones y todas aquellas acciones para transferir el personal en las mejores condiciones.

Se deberá asegurar contar con los medicamentos y material de curación suficiente, y algo muy importante y que hoy en día preocupa a cientos de médicos, enfermeras y demás personal con su empleo en suspenso, se va a regularizar a más de 87 mil trabajadores contratados con motivo de la pandemia.

El gobierno federal anuncia que comienza con esta descentralización en entidades que hoy gobierna Morena. Así, tras 40 años de operar en zonas rurales el IMSS-Bienestar será la vía para dar servicios de salud a la población que hoy no tiene acceso a este derecho constitucional.

De manera que el renovado programa busca llegar este año a 13 entidades, a decir Baja California Sur, Campeche, Colima, Ciudad de México, Durango, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Sonora, Sinaloa, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Se entiende que es el mismo objetivo del recién creado Instituto de Salud para el Bienestar, que sustituyó al llamado Seguro Popular que nació en gobiernos anteriores. Cómo no recordar lo que hace tres años ofrecía AMLO. “México tendrá un sistema de salud como el de Noruega y los médicos rurales tendrán mucho mejor sueldo”. Crear nuestro propio modelo, aunque no seamos como Canadá, Reino Unidos, Suecia o Dinamarca como lo anticipaba entonces el presidente.

De acuerdo con un documento emitido por el IMSS, se han hecho el levantamiento en los 13 estados en donde se encontraron 4mil 747 unidades de salud. El censo servirá también para calcular la inversión que realizará el gobierno federal para equipamiento infraestructura y personal.

No perdamos de vista que la primera versión del IMSS-Bienestar surgió en 1979, pero ha cambiado de nombre en los diferentes sexenios, originalmente era llamado IMSS-Coplamar, en el gobierno de López Portillo; luego fue IMSS-Solidaridad con Salinas de Gortari; IMSS-Oportunidades con Vicente Fox e IMSS-Prospera con Peña Nieto y finalmente IMSS-Bienestar con López Obrador.

Ya hemos dicho que su atención ha sido principalmente en zonas rurales, pero ahora bajo la dirección de Zoé Robledo, van a manejar los hospitales estatales que han sido cedidos al gobierno federal en busca de la centralización de los servicios de salud, tarea que había sido encomendada al Insabi.

Fue apenas el pasado martes 15 cuando el presidente López Obrador presentó el plan de federalización del sistema de salud a través del IMSS-Bienestar, y en el cual se prevé invertir cerca de 200 mil millones de pesos. AMLO insistió que con este nuevo plan se busca garantizar el derecho a todos los mexicanos que no falten médicos especialistas y que toda la atención será gratuita.

Desde Palacio Nacional el primer mandatario puntualizó que deja a criterio de los estados el sumarse al plan y muy en su estilo, al mismo tiempo acusó que “aquellos gobiernos que no se quieren sumar es porque tienen acuerdos con empresas farmacéuticas”. Es decir, no desaprovecha ocasión para directa o indirectamente acusar de corrupción a las autoridades, fundamentalmente por supuesto a las que no gobierna Morena. En donde los hechos nos demuestran que están igual o peor.

Y sobre el particular abundó “hay casos donde no quieren porque tienen compromisos políticos con las antiguas empresas o las empresas que predominaban en el periodo neoliberal, entonces quieren seguir comprando a las mismas, porque hay componendas, pero en la medida que se va a ir federalizando el sistema de salud, nos vamos a ir dando cuenta quienes no van a participar”.

Al margen del discurso de Obrador, Zoé Robledo dijo que a la fecha más de mil personas del Sector Salud han participado en el censo de 4 mil 747 unidades médicas en 13 entidades “para poder conocer el estado que guardan las instalaciones y todo el servicio de atención médica”. Con este censo se podrá identificar la situación del sistema de salud en los componentes médicos, de enfermería, participación comunitaria, recursos humanos, financieros y materiales, servicios generales, construcción y conservación, y situación jurídica de inmuebles.

Hasta aquí el importante proyecto de gobierno en materia de salud. Ya se echó a andar ahora habrá que ver cómo camina, porque este gobierno ya nos acostumbró a su estilo de hacer las cosas y terminar nada bien. Casos como en seguridad en donde prefiere abrazos y no balazos con resultados espantosos. O en educación que en el programa de escuelas de tiempo completo al inicio del gobierno obradorista se resaltaba los beneficios del programa. Hoy lo ha cancelado.

A pesar de estos antecedentes fatales, habrá que dar el beneficio de la duda al gobierno en turno. Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero…En Confianza. *NI*




32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo