Por José Antonio Trejo Rodríguez.

El próximo lunes 20 de noviembre se cumplirán 113 años del inicio de la Revolución Mexicana y la efeméride es un estupendo motivo para recordar y conocer algunos corridos surgidos de la cruenta lucha. Los especialistas identifican a don Samuel Margarito Lozano, originario de Puebla, como el “padre del corrido”, en consideración a su carrera como juglar en las filas de la División del Norte y la trascendencia de muchas de sus composiciones, incluso muchas de ellas siguen vigentes, por ejemplo: “La punitiva” o “La rielera”.

No obstante, no habría razón para dudar de la existencia de muchos más compositores a lo largo y ancho del país, que plasmaron sus vivencias y su arte en letras que se convirtieron en corridos revolucionarios, muchos de ellos dando cuenta de hechos y personajes locales, por ejemplo: “Corrido de Yurécuaro y Tanhuato” interpretado y grabado en 1930 por los Hermanos Bañuelos, en el que dan cuenta de una batalla ocurrida entre ambas poblaciones del estado de Michoacán, por cierto muy visitadas por cientos de fieles tulenses que cada primero de mayo acuden en peregrinación al santuario del santo Cristo milagroso en Tanhuato. El corrido menciona a una persona de nombre Agapito Barriga, seguramente ascendente de esa familia, uno de cuyos miembros de nombre Fermín Barriga originario de Tanhuato, fue mi compañero de trabajo hace un par de décadas. El dueto también interpreta el corrido de un famoso revolucionario michoacano “Inés Chávez García” también conocido como “El Atila de Michoacán”.

Esta grabación y las subsecuentes que mencionaré, las puede disfrutar en el canal de YouTube de Frontera Collection, pues forman parte de su extenso acervo y fueron reproducidos en el álbum de 1996, compuesto de 4 discos compactos, titulado “The mexican revolution corridos 1910-1920 and beyond” que ahora pertenece al Instituto Smithsoniano y que ya no se encuentra a la venta, solo en sitios especializados. Las grabaciones de este álbum son muy recomendables, entre ellas se halla “el corrido de Macario Romero” interpretado por Abrego y Picazo, el cual, comenta un especialista en el propio canal que, podría ser uno de los primeros corridos grabados en la historia y aventura el año de 1907, al igual que el titulado “Adiós mamá Carlota o el sitio de Querétaro” y agrega que hay una grabación realizada en cilindro de cera entre 1903-1904 por Maximiano Rosales, titulada “Heraclio Bernal”.

En los corridos del citado álbum hay a favor y en contra de determinados personajes históricos de la revolución mexicana. Pedro Rocha y José Ángel Colunga interpretan, en dos partes, “Derrota de Villa en Celaya”, mientras que Luis Hernández y Leonardo Sifuentes grabaron en 1929 “La punitiva”, también en dos partes, de la inspiración de don Samuel M. Lozano y en el que se hace una alegoría de las hazañas de Pancho Villa al ser perseguido por todo Chihuahua por tropas norteamericanas que buscaban castigar, sin éxito, su incursión armada en Columbus, Nuevo México el 9 de marzo de 1916.

Hay un corrido “General Porfirio Díaz” grabado en 1924 para el sello Okeh, por el Dueto Acosta. Otra de las grabaciones, con claro error en la etiqueta del disco es el interpretado por el Trío Luna, titulado “General Emilio Zapata” pero en la letra si cantan con el verdadero nombre del héroe morelense: Emiliano Zapata. Se comparte también “La rielera” escrita por Samuel M. Lozano y la popular “Valentina” grabadas para el sello Blue Bird en San Antonio en el año de 1936 por Lydia Mendoza y su familia, así dice la etiqueta del disco, aunque por la propia Lydia se sabe que su padre, Pancho Mendoza nombró a la agrupación familiar como “El Conjunto Carta Blanca”, en recuerdo a la conocida cerveza en cuya fábrica trabajó don Pancho en Monterrey.

Alcides Briseño y Jorge Añez cantan el corrido “Revolución de Adolfo de la Huerta” recordando por medio de su trova, las razones que llevaron a Fito de la Huerta a levantarse en armas contra las fuerzas de Álvaro Obregón, en virtud de que no resultó elegido para candidato a la presidencia de la República, resultando agraciado Plutarco Elías Calles, conocido como “El turco”. La revista “Contenido” en los años 70 y 80 publicó varios artículos sobre la revolución mexicana, la mayoría escritos por su director Armando Ayala Anguiano, en uno de ellos se mencionaba que Obregón le dijo a de la Huerta que había decidido que Calles fuera el candidato, pues estaba muy amolado y en cambio el, Fito, podía dedicarse a dar sus clases de canto que tanta fama tenían. Al respecto, el 25 de marzo de 2018 Bertha Hernández publicó en Crónica el estupendo artículo “Adolfo de la Huerta: cantar para sobrevivir” en el que da cuenta el éxito del entonces ex político mexicano como profesor de canto en los Estados Unidos, sobre todo en California, ayudando a sus alumnos, muchos de ellos estrellas de Hollywood, a mejorar y hasta a construirse una voz, basado en el método de un tenor italiano del siglo XVIII, agrega que el gran Enrico Caruso lo escuchó cantar y le dedicó una con admiración una fotografía.

“En tono afligido y triste, nos llegó este radiograma, de la nación del infierno a la nación mexicana. Hoy 17 de julio llegó aquí en un gran avión, como a las tres de la tarde, el General Obregón” comienza la interpretación que G. Guzmán y J. Rosales grabaron el 10 de septiembre de 1931, un corrido realmente genial y divertido titulado “El radiograma” grabado en dos partes para el sello Brunswick. La letra hace alusión a la llegada al infierno de Álvaro Obregón, en donde se encuentra a sus enemigos que lo encaran y se recrea un intercambio de declaraciones bastante jocoso combinado con hechos históricos: “En el infierno Obregón, hizo estas declaraciones, tras de mí viene en camión, el compañero Morones”. Y sigue: “Al contar con satanás, Obregón ya crío confianza, cuando se le apareció, don Venustiano Carranza. Asustado el pobre manco, su faz se puso amarilla, cuando salió Lucio Blanco, Alcocer y Pancho Villa. Luego habló don Venustiano, como jefe que había sido: vengan Gómez y Serrano a juzgar a este individuo. Obregón acongojado, contestó a nada me opongo, yo sé que usté está enojado por lo de Tlaxcalaltongo. Pero si he de ser sincero, que me tachen de inmoral, que si usted tuvo un Herrero yo me encontré a un León Toral.” ¡Genial!

No se pierda la oportunidad de escucharlas, le van a encantar y bien puede cerrar su viaje musical revolucionario escuchando “El arreglo religioso” interpretado por el Dúo Coahuila en dos partes, sobre la guerra cristera. Y por favor escuche con atención al Trío México Lindo con “Maldita revolución” grabado el 27 de abril de 1927 en dos partes y cuyas letras critican el olvido de los líderes revolucionarios a los “juanes” que murieron en la revolución y cierra magistralmente: “En estas y en las otras, se arruina a la nación y vienen los conflictos, es lo que siento yo. Lo que queremos todos, es paz y orden ya. La guerra ya la odiamos, ésta sí es la verdad”. *NI*